Venancio Blanco, delante de una de sus obras
Venancio Blanco, delante de una de sus obras EUROPA PRESS

Tras conocer la noticia, el regidor municipal ha recordado la figura del creador, natural de Matilla de los Caños del Río (Salamanca), que "entre los muchos títulos, distinciones y reconocimientos estaba el de ser Medalla de Oro de la Ciudad de Salamanca".

Fernández Mañueco, además de recordar la grandeza de su obra, se ha centrado en el "sentido humano", el "corazón" y el "espíritu de creyente" que ha marcado la dilatada carrera del escultor salmantino.

Ahora con su fallecimiento, Salamanca "pierde un referente" pero mantendrá sus obras, su recuerdo y "ese carácter afable, esa imagen de hombre entrañable y cercano", ha apuntado el alcalde de la ciudad.

Finalmente, Fernández Mañueco ha querido mostrar su pesar y ha recordado a su hijo, Francisco Blanco, y a los seres queridos después del fallecimiento de Venancio Blanco, un hombre que ha dejado su impronta en la ciudad con numerosas esculturas que se pueden ver en distintos puntos como la Plaza Mayor o en los jardines de Arroyo de Santo Domingo.

En este último espacio, junto a la Sala de Santo Domingo -donde se suceden también exposiciones sobre la creación del escultor-, hay obra permanente de él, gracias a un acuerdo del Ayuntamiento con la Fundación Venancio Blanco y la Fundación Mapfre.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.