Aparcar las motos en las aceras
Restricciones de aparcamiento para motos en Barcelona. AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

La Guàrdia Urbana de Barcelona está llevando a cabo desde diciembre una campaña de sensibilización para recordar a los motoristas la importancia de aparcar la moto de acuerdo a la normativa. Alerta del "fin de la tolerancia" y de que a partir del próximo domingo 25 de febrero aquellas que no respeten las normas serán multadas y retiradas "por la grúa municipal". La ordenanza de vehículos y peatones, cuando no hay posibilidad de aparcar en la calzada y siempre que la señalización no lo prohíba, establece que las motos pueden estacionar en las aceras si estas tienen más de tres metros de ancho y se cumplen una serie de condiciones.

Si el bordillo tiene entre tres y seis metros de anchura, se puede aparcar a un mínimo de medio metro de su límite en paralelo a la acera y entre los alcorques, sin entorpecer el paso hacia aparcamientos, papeleras y contenedores, y a un mínimo de dos metros de los pasos de peatones y de las paradas de autobús.

Si la acera mide más de seis metros, es posible aparcar en batería, siempre que haya más de tres metros libres de paso.

Los bordillos de calles de plataforma única se consideran como los de una calle segregada, por lo tanto, si no miden más de tres metros de ancho, no se puede estacionar en ellos.

Desde el Consistorio apuntan que "muchas de las motocicletas que aparcan actualmente en la ciudad, fuera de las zonas habilitadas para este fin, no cumplen la ordenanza y perjudican a peatones, entre ellos personas con diversidad funcional" que encuentran en las motos "un obstáculo para su movilidad".

Por ello, piden a los motoristas que estacionen correctamente, aunque reconocen que existe "poco espacio necesario para estacionar". Y es que, según datos municipales, hay 280.708 motocicletas y ciclomotores en la ciudad, por solo 70.387 plazas de estacionamiento para estos vehículos, a pesar de que estos espacios se han incrementado un 9% desde el inicio del mandato.

Desde el Ayuntamiento señalan que "una de las líneas básicas de trabajo es mejorar el aparcamiento de motos, poner plazas en calzada y subterráneas en aquellos puntos donde hay déficit, y liberar las aceras progresivamente, incluso aquellas donde, según las ordenanzas, está permitido el aparcamiento siempre que no haya señalización específica que lo prohíba".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.