Santiago Sierra siembra la polémica en ARCO con su obra Presos políticos.
Santiago Sierra siembra la polémica en ARCO con su obra Presos políticos. EUROPA PRESS

El periodista y socio de Mediapro Tatxo Benet, comprador de la polémica obra de Santiago Sierra 'Presos políticos', ha manifestado este jueves su voluntad de exponer la pieza retirada en ARCOmadrid en un museo o sala de exposiciones de Lleida en un primer lugar, por ser él oriundo de la capital del Segrià.

Lo ha explicado en declaraciones a Rac1, el día después de confirmar que fue él quien compró la obra retirada a petición de Ifema, y sobre la que ya ha recibido "bastantes mensajes de galerías y salas de exposición" para mostrar la pieza.

La obra que ha adquirido Benet está compuesta por 24 fotografías en las que aparecen, pixeladas, imágenes del líder de ERC, Oriol Junqueras, de los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Alsasuna (Navarra) o activistas del 15M.

Del conjunto de propuestas, dos son de espacios patrimoniales públicos y privados de Lleida, ha revelado Benet, que ha dicho que trabajará para que la obra pueda verse también en Barcelona, Madrid y numerosas ciudades.

Benet compró la intervención de Sierra a la galería Helga de Alvear por un precio que no llega a los 80.000 euros, antes de su retirada, ha explicado el periodista, que este miércoles consideró un "escándalo monumental que a estas alturas del siglo XXI se pueda coartar la libertad de expresión y artística".

Confirmó que pidió a un amigo galerista que le comprara esta pieza al ver informaciones sobre qué iba a estar expuesta, antes de que fuera retirada, porque le parecía una "experiencia artística muy interesante", y cuando supo que la habían retirado se ha quedado muy sorprendido y muy contento de haberla comprado, en sus palabras.

Gratis a disposición de quien quiera exponerla

Además, Tatxo Benet ha dicho este jueves que pone la pieza "a disposición de cualquier museo o galería de arte de toda España gratuitamente" porque le parece "intolerable" que haya sido retirada de ARCO.

En declaraciones a RAC 1, el empresario ha señalado que "cuando se produce una censura como esta el primer afectado es el artista, pero en segundo lugar es la ciudadanía que no la puede ver", por lo que considera que es su "obligación" ceder la obra.

El socio de Mediapro ha añadido que ahora está "contento" de haberla adquirido y que "lo mínimo" que puede hacer es exponerla, porque "lo que ha pasado en ARCO es un acto contra la libertad del artista y del público". "Me parece un escándalo monumental que a estas alturas del siglo XXI en un país supuestamente democrático se pueda coartar la libertad de esta manera", ha agregado.

En su opinión, "la modernidad es la antítesis de la censura" por lo que, "si ARCO pretende dar una imagen de modernidad, esto le perjudica". Por su parte, la feria ha reculado este jueves y ha dejado vía libre a la galería para que vuelva a exponer la pieza si lo considera oportuno.