Contra las armas de fuego
Manifestantes protestan ante el Congreso de Florida, pidiendo restringir la venta de armas de fuego. EFE/ Colin Abbey

 El alguacil del condado de Broward (Florida) Scott Israel, ha anunciado  que dispondrá de efectivos policiales armados con rifles en las escuelas locales tras la matanza ocurrida una semana atrás en la escuela de Parkland, en la que murieron 17 personas.

"Nuestros efectivos calificados y entrenados portarán rifles en áreas de escuelas" de ahora en adelante, dio a conocer Israel en una rueda de prensa, en la que señaló que su propuesta ha contado con el apoyo del superintendente escolar de este distrito.

El oficial añadió que hasta que no se cuente con compartimentos especiales en las escuelas las armas se mantendrán en los vehículos patrulleros policiales, con el seguro puesto.

En la rueda de prensa, Israel añadió que durante el tiroteo que protagonizó Nikolas Cruz el pasado miércoles en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, que dejó catorce estudiantes y tres adultos muertos, hubo un oficial con arma de fuego, pero que, por razones que son motivo de investigación, no hizo uso de ella.

El anuncio de alguacil se dio el mismo día en que escolares de ese condado, al igual que de otras ciudades de Florida y de Washington, efectuaron marchas y concentraciones para reclamar una regulación más estricta de armas.

Los protagonistas de estas caminatas fueron muchos de los estudiantes de la escuela secundaria de Parkland, quienes encabezaron una manifestación en los exteriores del Capitolio de Florida promovida por el movimiento NeverAgain (Nunca más).

Con discursos contundentes, los estudiantes responsabilizaron de la muerte de 17 personas en su escuela la pasada semana directamente a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), a los políticos que reciben donaciones de este poderoso grupo e incluso criticaron a aquellos que los han tachado de actores.

En Washington, el presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió este mismo miércoles la posibilidad de que algunos profesores o trabajadores de las escuelas del país puedan portar armas de manera oculta para responder rápidamente si se produce un tiroteo, además de aumentar la edad mínima para comprar legalmente un arma.

Lo hizo al recibir en la Casa Blanca a un grupo de afectados por tiroteos en centros educativos, entre ellos seis estudiantes del instituto de Parkland (Florida) donde hace una semana murieron 17 personas en un ataque armado.