Jennifer Lawrence
Jennifer Lawrence junto a sus compañeros de reparto de 'Gorrión Rojo'. GTRES

La polémica empezó con una imagen. De fondo, Londres. En el termómetro, seis grados. Y en la foto, los protagonistas de Gorrión Rojo posan en el photocall para promocionar la película. Ellos en abrigo; Jennifer Lawrence en un Versace negro sin mangas, de pronunciado escote y abertura en la pierna. El debate en redes estaba servido.

"Qué imagen tan deprimente y reveladora. Sobre todo porque he salido fuera hoy y hace mucho frío", denunciaba la escritora Helen Lewis en su cuenta de Twitter, donde criticaba el machismo que viven las actrices en la alfombra roja mientras sus compañeros adaptan sus outfits según la estación del año. "Conozco a hombres que van recién salidos de la cama mientras sus compañeras llevan despiertas desde las cuatro de la mañana pasando por peluquería y maquillaje. Las expectativas que se tienen del físico de las mujeres para considerarlas trabajadoras son diez veces mayores", comentaba por otro lado Zelda Williams.

Tan solo unas horas después de que detractores y defensores alimentaran el debate en Twitter, la protagonista indicutible de la foto ha tomado la palabra. Lo ha hecho en Facebook, a través de un post en el que no deja lugar a dudas. "Esto no solo es ridículo, estoy completamente ofendida. Ese vestido de Versace es fabuloso. ¿Creéis que lo voy a cubrir con un abrigo y una bufanda?", reza el mensaje.

"Me habría detenido en la nieve por ese vestido porque amo la moda y esa era mi elección. Esto es sexista, ridículo y no es feminismo. Esto no nos hace avanzar, nos crea distracciones tontas de problemas reales. Todo lo que veis fue mi elección. Y si quiero pasar frío, también ES MI DECISIÓN".