Tal y como consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la CIG presentó la demanda contra la empresa Vitrasa y los sindicatos que suscribieron el convenio, concretamente CC.OO., UGT y USO.

Así, censuraba que en lo referido a las horas extra el convenio no respeta el Estatuto de los Trabajadores, ya que el precio es "inferior al de la hora ordinaria"; cuestión que el sindicato también denunció en 2015 ante la Inspección de Trabajo.

El magistrado ha estimado ahora la demanda de la CIG y ha condenado a todos los demandados "a estar y pasar por esta declaración" sobre las horas extra. Contra esta resolución cabe interponer recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

PACTAR UN NUEVO PRECIO

En relación con esta sentencia, la CIG ha emitido un comunicado por el que, tras criticar que ni la Inspección de Trabajo ni la Xunta han hecho "nada para corregir esta situación" cuando lo denunció, ha explicado que ahora la empresa tendrá que pactar con la representación sindical de los trabajadores un nuevo precio para las horas extraordinarias.

El sindicato también ha añadido que otros aspectos por los que no ratificó el convenio fue su excesiva duración (2015-2020), la "escasa contratación" a la que se comprometía la empresa y la "insuficiente" reducción de la jornada anual"; además, ha indicado que "la siguiente cuestión a resolver es el abuso que sufren los trabajadores eventuales y la contratación fraudulenta".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.