El espectáculo 'Carmen'
El espectáculo 'Carmen' JAVIER REAL

El alma y la esencia del gran bailarín y coreógrafo que fue Antonio Gades regresa al Palau de Les Arts de València entre el 22 al 25 de febrero con la escenificación de su 'Carmen', que cumplirá en el coliseo valenciano 500 representaciones desde la muerte del maestro de esta versión ya clásica por "descarnada y desnuda de todo artificio" que llega "directa al corazón".

En la rueda de prensa de presentación del espectáculo, la directora de la Fundación Antonio Gades y viuda del genio, Eugenia Eiriz, ha reclamado a las autoridades mayor apoyo a la conservación del patrimonio dancístico, labor de esta compañía, como sucede en el resto de Europea y que no centren las subvenciones en exclusiva a las nuevas creaciones.

Eiriz ha exigido "conservar el legado" de la danza, al igual que se preservan las obras de Velázquez o los clásicos literarios, porque es "un patrimonio tangible". "Sobre un clásico no nos permitiríamos el lujo de mejorarlas, nadie le pondría un nuevo vestuario a 'Las Meninas', porque ya son una joya per se", ha evidenciado. Sin embargo, se ha lamentado, "estamos solos en la conservación" del legado del artista alicantino.

La 'Carmen' de Gades es ya "un clásico" desde

que revolucionó la danza en su estreno en 1983 en el Théâtre de Paris porque "va directamente al tuétano" y muestra a la mujer como es en "su sexualidad, su pasión, con sus alegrías y sus dramas pero vacía de adornos para ir a la esencia".

Así, lo ha explicado la directora artística de la compañía, Stella Arauzo, quien tomó el testigo de la mismísima Cristina Hoyos en 1988 al encarnar el papel de cigarrera sevillana en 1988 y fue durante muchos años partenaire de Gades en los escenarios.

Gades revolucionó este texto de Mérimée desde la forma de bailar, desprovista de artificios, a las luces y vestuarios al cambiar los talles ajustados por ropa de ensayo. En Broadway fue "un escándalo", recuerdan. Y "hoy en día sigue siendo trasgresor", ha apuntado.

Arauzo ha contado que no se despega de su ordenador para ver continuamente los vídeos originales, pero que, aunque "beben de la fuente", los personajes suman "el alma y corazón" de cada intérprete.

"A las nuevas generaciones les enseñamos que hay muchos caminos y que uno de ellos es el camino de la sencillez muy meditada de Gades", ha apuntado.

"GADES, PARA LOS RESTOS"

Del mismo modo, el bailarín y coreógrafo Jose Huerta, que da vida a Don José, ha incidido en que el baile que encarna el espíritu de Gades es "muy limpio", en el que se ha quitado" todo lo superfluo para ir a la base, a lo sencillo, que es lo más complicado".

Pero ha recalcado que pese a esta sencillez cualquier movimiento tiene "un sentido". "Tratamos de sacar a la tierra el sonido no aporrearla", ha señalado.

Huerta, que fue designado por el propio maestro como primer bailarín de la compañía cuando tenía 20 años, ha aclarado que él no es el sucesor de Gades, sino su continuador y que los años que ha estado fuera de la compañía le han permitido crecer artísticamente para poder hacer ahora un gran Don José.

Por su parte, la bailarina Esmeralda Manzanas ha confesado que encarna a Carmen con una "gran responsabilidad" porque no conoció el maestro. Por ello, "absorbe" todas indicaciones de los que sí lo hicieron para "poder sacar lo máximo de uno mismo".

La función de Carmen irá acompañada del documental 'Disciplina y libertad', una selección única de imágenes y entrevistas realizadas de la Fundación Antonio Gades , de 10 minutos de duración, en el que el propio maestro introduce al espectador en sus facetas de bailarín, coreógrafo y filósofo de la danza.

Consulta aquí más noticias de Valencia.