Al menos diez personas murieron y 200 resultaron heridas en las últimas horas por nuevos ataques aéreos -incluido el lanzamiento de barriles de explosivos, y de artillería contra distintas zonas de la región de Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los cinco fallecidos lo fueron por el lanzamiento de dos barriles de explosivos por helicópteros contra la localidad de Kafr Batna, mientras que hubo heridos en esta población y en Arbín, Ain Tarma y Saqba.

El Observatorio acusó a la aviación siria y rusa, así como a la artillería de las fuerzas gubernamentales, de haber perpetrado los ataques. Aviones de combate efectuaron dos bombardeos en Saqba, mientras que helicópteros arrojaron barriles contra Hazrama, Al Nashabie y Otaya, donde las tropas gubernamentales lanzaron también 105 cohetes, precisó la fuente. Además, aparatos que se cree que eran rusos bombardearon Haza y Zamalka.

Anoche, más de cien cohetes impactaron en Otaya, Hazrama y Al Nashabie, indicó el Observatorio.

Desde el domingo al menos 251 personas han perdido la vida, entre ellas 58 menores, por ataques aéreos y de artillería en Guta Oriental, de acuerdo al recuento de la ONG. El coordinador para Siria de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Panos Moumtzis, ha condenado los ataques contra seis hospitales en Guta Oriental.

En un comunicado difundido la noche del martes, Moumtzis calificó de "inaceptables" los bombardeos que se produjeron hace dos días contra cinco hospitales, entre ellos una maternidad, y contra un sexto centro sanitario, el martes, en esta zona controlada por los rebeldes