La pena capital en Estados Unidos podría registrar este jueves su jornada más mortal desde 2010 si se llevan a cabo tres ejecuciones programadas en Texas, Florida y Alabama.

El estado de Florida ejecutará a Eric Branch, de 47 años, por la violación y asesinato de una estudiante en 1993.

Branch asaltó a Susan Morris en el aparcamiento de la Universidad del Oeste de Florida, la llevó a una zona boscosa donde la violó y asesinó, y luego huyó con el vehículo que robó a su víctima al estado de Indiana, donde fue detenido días después.

La ejecución de Branch está programada en la Prisión Estatal de Florida, en Starke, a las 18.00 hora local (23.00 GMT).

En Alabama, por otro lado, está prevista la ejecución de Doyle Lee Hamm, un reo de 61 años condenado a muerte por asesinar al recepcionista de un motel durante un atraco en 1987.

Hamm padece cáncer y sus abogados están usando esta carta para tratar de impedir su ejecución este jueves, por lo que será el Tribunal Supremo de EE UU el que en última instancia decida su suerte.

En caso de proceder, la ejecución también está prevista a las 18.00 hora local (00.00 del viernes GMT) en la prisión Holman de Atmore.

Finalmente, el estado de Texas pretende ejecutar a Thomas "Bart" Whitaker por los asesinatos en 2003 de su madre, Patricia Whitaker; de su hermano, Kevin Whitaker; y el intento de asesinato de su padre, Kent Whitaker.

"Bart" Whitaker, de 38 años, contrató a su amigo Chris Brashear para que asesinase a la familia al completo y cobrar así los 1,5 millones de dólares del seguro.

La ejecución, sin embargo, está en entredicho porque el padre de "Bart", el único sobreviviente del ataque, ha liderado durante este tiempo una campaña para que a su hijo se le conmute la pena de muerte a una cadena perpetua.

Este martes, en una decisión muy inusual, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas recomendó al gobernador, Greg Abbott, que efectivamente use su autoridad para conmutar la pena de Whitaker.

Abbott, que en sus tres años como gobernador ha permitido 30 ejecuciones sin intervenir en ninguna, dijo hoy que el caso "merece una consideración muy seria" por su parte.

La ejecución está programa, en un principio, a las 18.00 hora local (00.00 del viernes GMT) en la prisión de Huntsville.

La última vez que Estados Unidos vio tres ejecuciones en un mismo día fue el 7 de enero de 2010, con las muertes de Vernon Smith en Ohio, Kenneth Mosley en Texas y Gerald Bordelon en Luisiana.

Años atrás era algo habitual que varias ejecuciones ocurriesen en el mismo día, pero con la actual agonía de la pena capital en Estados Unidos, es raro que coincidan en una misma semana.

De hecho, en lo que va de 2018, en Estados Unidos ha habido tres ejecuciones, todas ellas en Texas.