Ataque en Siria
Niños heridos reciben ayuda en un hospital controlado por los rebeldes en Douma (Siria). MOHAMMED BADRA / EFE

Al menos 106 personas murieron este martes por ataques contra Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco, en el tercer día de escalada de los bombardeos y disparos de artillería, que pueden ser preludio de una ofensiva gubernamental siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un organismo no oficial con sede en Londres, fuentes sobre el terreno y considerado cercano a la oposición siria, entre los 106 fallecidos hay al menos 19 menores, que perdieron la vida por los ataques de la aviación siria y rusa, así como por el fuego de artillería de las tropas gubernamentales.

Las zonas de Guta Oriental que fueron blanco de los ataques son Al Nashabie, Otaya, Arbín, Zamalka, Mesraba, Hamuriya y Al Ashari.

En Hamuriya, el Hospital Dar Shifa quedó fuera de servicio tras ser objetivo de tres barriles de explosivos lanzados por helicópteros, indicó la ONG, que en este caso no informó de víctimas.

Desde hace dos días al menos 250 personas han muerto por los ataques en Guta Oriental: 17 civiles murieron el domingo y 127 el lunes, que se suman a las víctimas mortales de este martes, de acuerdo al Observatorio. Los 127 fallecidos del lunes suponen el mayor número de bajas en Guta Oriental en un día desde 2015.

Además, al menos 1.200 personas han resultado heridas por este aumento de las hostilidades.

La Sociedad Médica Siria Americana (SAMS) denunció en un comunicado que desde el lunes ha habido siete ataques contra hospitales en Guta Oriental, donde tres trabajadores sanitarios han muerto, dos de ellos miembros de SAMS.

400.000 personas atrapadas

La ONU calcula que unas 400.000 personas residen atrapadas por el asedio en Guta Oriental, cercada por las fuerzas gubernamentales sirias.

En declaraciones telefónicas a Efe, el portavoz de la Legión de la Misericordia, Waiel Olwan, cuyo grupo es una de las facciones que operan en Guta Oriental, indicó que las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, se están movilizando para iniciar una ofensiva en la región.

"No podemos decir que la incursión terrestre haya comenzado, porque los grupos movilizados por el régimen desde Hama e Idleb (norte de Siria) continúan concentrados en la zona del aeropuerto militar de Al Dumair", al norte de Damasco, precisó Olwan, quien afirmó que sí hay intensos bombardeos.

Destacó que en las últimas horas ha habido combates aislados entre las facciones y las fuerzas gubernamentales que asedian Guta, pero no con esos efectivos de refuerzo llegados desde el norte del país.

El Observatorio ha señalado que si las tropas fieles al Gobierno sirio iniciaran un ataque en Guta Oriental estaría liderado por el general Suheil Hasan, alias "El Tigre", que en el pasado comandó las operaciones militares en las urbes de Alepo y de Deir al Zur, que se saldaron con la victoria del ejército.

Proyectiles contra la capital

Por otro lado, la agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de la muerte de siete personas y heridas a otras 35 por el impacto de cohetes lanzados por "grupos armados" desde Guta Oriental contra el centro de Damasco y su periferia.

La agencia, que citó a una fuente de la jefatura de Policía, dijo que los proyectiles cayeron en los alrededores de la plaza de Tahrir y de los Omeyas, así como en el distrito de los Abasíes.

Asimismo, varios cohetes disparados contra Yaramana, en el extrarradio damasceno y bajo control gubernamental, causaron un fallecido y seis heridos.

Después de estos ataques, el ejército sirio tuvo como blanco los lugares desde donde se lanzaron los proyectiles en Guta Oriental, donde destruyó las lanzaderas de cohetes y fortificaciones de los atacantes, apuntó SANA.

La escalada de violencia en Guta Oriental ha suscitado inquietud en organizaciones internacionales como Amnistía Internacional (AI), que describió este martes los ataques en esa región como crímenes de guerra.

"El Gobierno sirio, con el respaldo de Rusia, está atacando de forma intencionada a su propio pueblo en Guta Oriental", denunció la investigadora de AI sobre Siria, Diana Semaan, en un comunicado.

Semaan aseguró que "la gente [en Guta Oriental] no solo ha estado sufriendo un asedio cruel en los últimos seis años, sino que ahora está atrapada por los ataques diarios que los están matando y mutilando deliberadamente y que constituyen crímenes de guerra flagrantes".