La pontevedresa Sonia Iglesias
La pontevedresa Sonia Iglesias ARCHIVO

Pasadas las ocho de la tarde de este martes la Policía Nacional ha concluido el registro en la vivienda número 2 de la calle Camposanto, en el barrio pontevedrés de San Mauro, en el marco de las investigaciones del caso reabierto por la desaparición de Sonia Iglesias.

La Policía Judicial y Científica inició este despliegue sobre las 9,30 horas de la mañana con un receso de dos horas a mediodía. Los agentes de la Policía Nacional desplazados desde Madrid han prolongado los trabajos durante toda la tarde ya que necesitaban que se hiciese de noche para practicar algunas de sus pesquisas.

En torno a la vivienda situada junto a la capilla de San Mauro se había establecido un cordón de seguridad que fue retirado al concluir los trabajos. Ni siquiera se ha quedado una patrulla en labores de vigilancia en la zona.

Los policías, procedentes de la Comisaría General con sede en Madrid, han inspeccionado con minuciosidad esta vieja casa de piedra de dos plantas en la que residió temporalmente Sonia y su pareja, Julio Araújo.

Tras concluir sus trabajos fuentes del operativo han asegurado que en la jornada del miércoles en este punto no va a continuar la investigación.

El inmueble en el que este martes han estado ocupados cuenta con una finca anexa de 800 metros cuadrados. Hace ya varios años que nadie reside en esta vivienda y se encuentra en venta.

Julio Araújo ha estado presente durante todo el registro por su relación con la propiedad del terreno y él ha sido el último en abandonar el recinto cerrando la cancela tras la salida del último agente. La vivienda ya había sido investigada hace tiempo tras la desaparición de Sonia el 18 de agosto del 2010.

LABORATORIO MÓVIL

Para esta ocasión se ha desplazado hasta Pontevedra un Laboratorio Móvil de la Policía Científica y se ha empleado un georradar para analizar el subsuelo de la finca aledaña a la casa, donde varios policías uniformados cavaron una zanja supervisados por especialistas.

Los investigadores también se ocuparon de un pozo de agua artesanal localizado en este mismo terreno. Tres dotaciones del Parque Municipal de Bomberos de Pontevedra se incorporaron a las labores de búsqueda para achicar el agua del pozo y que un equipo especializado pudiese acceder a su interior. Los agentes se han llevado varias cajas con material intervenido durante el registro.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.