La menor, que falleció en la UCI Pediátrica del Hospital Universitario de Burgos el pasado domingo 18 de febrero, estaba afectada de un proceso catarral de varios días de evolución y sufrió en la tarde del sábado un cuadro clínico de hipotensión y deterioro progresivo del estado general que la condujo a un estado de shock, lo que motivó su ingreso en el Complejo Asistencial Universitario de Palencia, en estado de gravedad.

Tras iniciarse un tratamiento de urgencia para remontar su estado general y estabilizar a la paciente, se la trasladó al Hospital Universitario de Burgos, donde no fue posible su recuperación.

Todas las pruebas realizadas, tanto analíticas como exploraciones complementarias, parecen descartar una patología infecciosa. Tampoco la autopsia realizada evidencia de forma macroscópica la causa de la muerte de la menor, si bien se han tomado muestras para su análisis.

EL HERMANO, EN OBSERVACIÓN

Asimismo, este martes el hermano de la niña, de 4 años, ha sido ingresado en la UCI del Hospital Clínico Universitario de Valladolid por un cuadro clínico de fiebre y vómitos. Si bien su estado no reviste gravedad, se ha procedido a su ingreso y observación.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León sigue estudiando la causa exacta del fallecimiento de la niña, aunque por el momento no es necesario iniciar actuaciones preventivas en los contactos familiares ni escolares de los menores.

La Junta de Castilla y León mantendrá esta tarde, a partir de las 17.00 horas, un encuentro con la dirección del centro y los padres de los alumnos del colegio Blas Sierra, para trasladarles la información que precisen.

Consulta aquí más noticias de Palencia.