y como apoyo a los agricultores y regantes de la Región y al Manifiesto Levantino por el Agua. Para ello se ha aceptado unatransacción del PSOE para que el acuerdo se plasme también en el Pacto Regional del Agua.

El diputado del PP, Jesús Cano, ha recordado que el manifiesto alude como "irrenunciable" el trasvase Tajo-Segura, una infraestructura que tiene un impacto en el Producto Interior Bruto nacional de más de 4.000 millones de euros y genera más de 100.000 puestos de trabajo directos y 350.000 indirectos. "Además, beneficia a 200.000 hectáreas de regadío y a más de 44 millones de árboles frutales", ha puntualizado.

El diputado del PP ha advertido de que el panorama para el Levante a corto plazo es "muy preocupante" ante el cuarto año de sequía consecutivo y la falta de precipitaciones, apuntando a la necesidad de "concienciar a la sociedad de que el problema de la sequía es un problema endémico, no solo de los regantes, sino de los 3 millones de personas que vivimos en el Levante español".

Cano ha afirmado que existen soluciones "viables y sostenibles medioambientalmente", contempladas en el estudio técnico que, avalado por el Círculo por el Agua, se presentó ante el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente el pasado mes de julio y se ha referido a las garantías jurídicas que la Ley del Memorandum ha aportado para mantener los aportes de agua procedentes del Tajo "ante los continuos ataques y amenazas que el acueducto viene sufriendo por el Gobierno de Castilla La Mancha y sus representantes políticos de PSOE y Podemos".

Por su parte, la diputada de Podemos, María Giménez ha explicado su abstención afirmado que el Manifiesto no representa a la totalidad de los regantes de la Cuenca del Segura, ni a todos los del trasvase. Si bien, ha recalcado que "aunque contiene medidas que apoyamos, como la desalación, la apertura de los pozos de sequía con carácter excepcional o las aguas reutilizadas, ignora por completo las consecuencias del cambio climático y la aplicación de la fotovoltaica para desalar", considerándolo un texto "obsoleto".

Desde el PSOE, Jesús Navarro ha señalado que apoyan el Manifiesto, pero quieren que esto se haga constar en el Pacto Regional del Agua. Aparte, en su enmienda han eliminado la alusión que se hacía en la moción a la "amenaza del Gobierno de Castilla La Mancha porque no es el momento de entrar en guerras territoriales".

Finalmente, Luis Fernández, de Ciudadanos, considera que el Gobierno central "no ha hecho nada" por solucionar los problemas de agua del sureste español ni por llevar a cabo las medidas del Manifiesto. "Ahora hay que poner de acuerdo a muchos intereses y muchas comunidades, va a ser difícil llevar a cabo todas las medidas que solicitan en el Manifiesto los agricultores", ha advertido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.