"En absoluto", ha afirmado el propietario de esta empresa de cocinas y electrodomésticos de Santa Cruz de Bezana al ser cuestionado acerca de la supuesta relación sentimental a la que ha aludido la acusada durante su declaración en el juicio que ha comenzado este martes contra ella en la Audiencia Provincial.

A esta contable se le considera autora de un delito de apropiación indebida agravada y otros dos delitos continuados de falsedad de documento mercantil en concurso con dos de estafa continuados, por los que la Fiscalía le pide diez años y medio de prisión y 13.200 euros de multa. Además, si la petición fiscal prospera, deberá responder junto a su marido -declarado responsable civil- a una indemnización que suma 478.000 euros.

Y es que la Fiscalía y la acusación particular acusan a esta mujer de quedarse con dinero que los clientes le entregaban en pago por las cocinas o los electrodomésticos, cantidad que, según el Ministerio Público asciende a unos 431.000 euros.

También se le acusa de modificar los recibos de su salario y sus bases de cotización, consignando cantidades muy superiores y ordenando transferencias por importes mayores a los que le correspondían, copiando para ello la firma del gerente de la empresa, una actuación por la que recibió cerca de 24.000 euros, y el exceso en la base de cotización supuso para la empresa unas cuotas pagadas de más de unos 6.000 euros.

Además, se le imputa también el haber obtenido irregularmente otros 15.000 euros al incluirse en los listados de trabajadores y en las nóminas de otra empresa cuyo gerente era el mismo que la de la suya.

Finalmente, se le acusa de contratar en nombre de la empresa pólizas de seguro a favor propio, por las que las dos empresas habrían pagado unos 1.600 euros.

((Habrá ampliación))

Consulta aquí más noticias de Cantabria.