Dentro de este despliegue, que se inició sobre las 9,30 horas de este martes, además de cavar en la finca, peinar el terreno con el georradar y bombear el pozo, agentes de la Policía Científica se han retirado con varias bolsas. A la vivienda, que se encuentra junto a la capilla de San Mauro y que cuenta con una finca de unos 800 metros cuadrados, se desplazaron también efectivos de bomberos.

Según han informado fuentes de la Policía Nacional, este domicilio, ubicado en el número 2 de la rúa Camposanto, ya había sido registrado con anterioridad durante la investigación abierta por la desaparición de Sonia Iglesias, porque es propiedad de la familia de su expareja y padre del hijo que tenían en común, Julio Araújo.

Durante aquellos registros se encontró un arma antigua, pero se analizó y se descartó. En la casa, que llevaba años cerrada, llegó a vivir Sonia Iglesias al inicio de su relación con Julio Araújo y los vecinos aseguran que en estos momentos la expareja de la desaparecida y sus hermanos tienen la casa en venta.

AMPLIO DISPOSITIVO

El dispositivo policial en la zona es amplio, el recinto está acordonado y hay varios coches ante la casa y en la parte de atrás. Por su parte, la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra se ha limitado a confirmar que se están haciendo investigaciones en el marco del caso Sonia Iglesias, "tal y como se venía haciendo hasta ahora".

La causa sobre la desaparición de Sonia Iglesias el 18 de agosto de 2010 había sido archivada provisionalmente en el año 2015, al considerarse que no existían indicios sólidos para continuar con el procedimiento. La última persona que la vio con vida fue precisamente Julio Aráujo, quien para los familiares de la desaparecida siempre estuvo en el punto de mira y llegó a estar imputado.

El comisario de la Jefatura Provincial, Manuel Bouzas, se acercó a lo largo de la mañana de este martes hasta la propiedad que está siendo registrada. Además, se encuentran en el lugar unidades de la Policía Local.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.