Anna Gabriel
La exdiputada de la CUP Anna Gabriel, durante su intervención en la asamblea de la CUP. AGENCIA ATLAS

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha considerado hoy que la decisión de la dirigente de la CUP, Anna Gabriel, de quedarse en Suiza y no comparecer mañana ante el Tribunal Supremo es una "gravísima irresponsabilidad".

El juez Pablo Llarena concedió un aplazamiento a la dirigente de la CUP , pero esta finalmente ha decidido no presentarse en el Supremo."Tenía que irme. No soy la única a la que espera la prisión", afirmaba este martes la dirigente al periódico Le Temps.

Catalá ha subrayado que con este comportamiento el ejemplo que Gabriel está dando al conjunto de los ciudadanos es "profundamente antidemocrático".

Bajo la opinión del ministro, no cumplir las responsabilidades ante la justicia supone "una falta de ética y cívica, más aún cuando se trata de un responsable público que debe tener una ejemplaridad adicional".

Con Anna Gabriel son ya seis los investigados por el proceso independentista que han huído de la justicia española resguardándose fuera de sus fronteras.

Con estas declaraciones Anna Gabriel se sitúa como la sexta fugada de la justicia española tras el proceso independentista. La estrategia que ha acabado adoptando Gabriel es la misma que eligieron Carles Puigdemont y los exconsellers Antonio Comín, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Lluis Puig. Todos ellos continúan en Bruselas.

Los últimos en incorporarse a la causa y tener que declarar ha sido el expresidente catalán Artur Mas, que ha sido dejado en libertado sin fianza y sobre el que el juez no ha impuesto medidas cautelares.