Así, según ha confirmado a Europa Press el letrado de la defensa en los próximos días se presentará recurso a la sentencia solicitando la libre absolución del condenado y subsidiariamente de la indemnización.

El titular del juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo consideró al acusado culpable de un delito de lesiones por imprudencia grave, según ha comunicado el Tribunal Superior de Justica de Asturias. Además de un año de cárcel y el pago de una indemnización de más de 71.000 euros, la sentencia también establece que el condenado deberá abonar al Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) los gastos ocasionados por la asistencia médica al niño.

El hombre era un amigo de la madre del pequeño que ya había cuidado de él en numerosas ocasiones. Las quemaduras, de segundo grado, afectaron al 25% del cuerpo del menor. Las lesiones le afectaron en el tórax, espalda y un muslo. A consecuencia de las mismas, causadas por el agua de la ducha, el niño pasó 42 hospitalizado y precisó de otros 141 para recuperarse de las quemaduras, precisando incluso cirugía estética para reparar los graves daños.

El fiscal había pedido 2 años de cárcel y una indemnización total de unos 56.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.