Zapatero y Sánchez
José Luis Rodríguez Zapatero habla con Pedro Sánchez. Emilio Naranjo

Pedro Sánchez busca reconciliarse con sus antecesores. El secretario general del PSOE anunció este martes, en una entrevista en Espejo Público (Antena 3), que los socialistas celebrarán una escuela de gobierno el próximo mes de marzo. para que quienes han tenido responsabilidades de Gobierno puedan "compartir su experiencia" con cuadros del partido. A ella asistirán el expresidente Zapatero y los ex secretarios generales Alfredo Pérez Rubalcaba y Joaquín Almunia. De Felipe González, con quien Sánchez almorzó recientemente, el actual líder del PSOE dijo que espera que pueda asistir, aunque no está confirmado. En palabras de Sánchez, este acto es la "visualización" de la que "unidad interna" está "recompuesta".

Se da la circunstancia de que, salvo Almunia, los restantes tres ex números uno del PSOE arroparon a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, en el acto donde presentó su candidatura a la Secretaría General del partido, que después perdió a manos de Sánchez. Felipe González, además, fue muy crítico en el pasado con Sánchez. El expresidente llegó a afirmar en una entrevista en el otoño de 2016 que se sentía "engañado" por el actual secretario general, quien le habría prometido la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy -opción que defendía González- para, finalmente, optar por el voto en contra.

El partido informó posteriormente en un comunicado de que la "escuela de buen gobierno Jaime Vera" se celebrará del 15 al 18 de marzo en Madrid con el objetivo de preparar las elecciones municipales, autonómicas y europeas. En el foro participarán, entre otros, Zapatero, Rubalcaba, Almunia, Guillermo Fernández Vara, Francina Armengol, Javier Lambán, Emiliano García Page, Nuria Marín, Pablo Zuloaga, Enric Juliana, Lucía Méndez, Sami Nair y Agustín Almodóvar. Están pendientes de confirmar su participación, en función de sus agendas, Felipe González, Susana Díaz, Javier Fernández, Ximo Puig y Abel Caballero, entre otros.

En la entrevista de este martes, Sánchez añadió que la unidad del PSOE comenzó a reconstruirse cuando la militancia votó el pasado mayo en primarias, un ejercicio de participación que, a su juicio, sirvió para empezar pasar página sobre la "traumática abstención" ante Rajoy, del que dijo que "hoy no tiene" la capacidad de gobernar y que está sumido en una "pugna" con Cs para "ver quién recorta más derechos y libertades" y para "ver quién es más español". Frente a ellos, sostuvo, el PSOE representa un proyecto "progresista, europeísta" y de "modernización". "Somos la izquierda de Gobierno y una oposición de Estado", resumió.

En ese mismo sentido, el secretario general del PSOE se mostró preocupado por el "empobrecimiento del debate público" y por las "estrategias cortoplacistas" de PP y Cs, cuya acción política "se circunscribe a ver lo que dicen las encuestas". "Hay un partido que debería gobernar y no gobierna", apuntó Sánchez en referencia a los conservadores, "y otro partido que debería apoyar a los que no gobiernan para que gobernasen y no lo hace", añadió en alusión a Cs. "El resultado es que España está paralizada", concluyó Sánchez, que dijo que su partido está "preparado" para las elecciones autonómicas y locales y que tiene que "ganarse la confianza" tanto de los que le votan como de los que no.

Guindos no está capacitado para el BCE

En referencia a la elección, este lunes, del ministro de Economía, Luis de Guindos, para la Vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), Sánchez lamentó que España haya "desaprovechado una oportunidad para trasladar valores" al no proponer para el puesto a una mujer con buena capacitación técnica. Sobre Guindos dijo que tiene una "capacitación técnica insuficiente" para el puesto y, preguntado expresamente por los motivos que llevaron al PSOE a no apoyarle, replicó que Rajoy "no llamó al PSOE para consensuar una candidatura de país", y que "si hubiera querido el apoyo del PSOE, lo hubiera tenido".

También en materia económica, rechazó que el PSOE pueda apoyar los presupuestos del Gobierno para 2018 porque las "prioridades" de PP y PSOE son diferentes: los conservadores, dijo, pactaron una rebaja fiscal de 2.000 millones con Cs, mientras que los socialistas preferirían emplear esa cuantía para "crear un ingreso mínimo vital y luchar contra la pobreza". Además, reclamó nuevamente al Ejecutivo que presente una propuesta en materia de financiación autonómica y mostró dispuesto a negociarla, y opinó que la reunión de este lunes de presidentes regionales de PP y PSOE a favor de renovar ya la financiación "deja en evidencia a Rajoy" porque demuestra que esa materia es urgente incluso para los barones conservadores.

Finalmente, y sobre el nuevo reglamento interno del PSOE, aprobado este pasado fin de semana en el Comité Federal, Sánchez consideró que es un "avance" en democracia interna para los socialistas y que responde a dos deseos de la militancia: tener más "capacidad de decisión" y tener una "dirección nacional fuerte".