Facebook
Rótulo iluminado de la compañía Facebook en el Salón del Automóvil de Fráncfort, Alemania. MAURITZ ANTIN / EFE

Estados Unidos se encuentra inmerso en una investigación de gran calado para determinar si colectivos rusos influyeron en las últimas elecciones presidenciales del país, en las que ganó Donald Trump. Una influencia que, según apuntan las investigaciones, provino principalmente de las redes sociales y la compra y publicación en las mismas de propaganda electoral.

En el punto de mira por su calado y penetración en el electorado está Facebook, que ha respondido a las acusaciones, que se dan prácticamente por probadas por todos los expertos y la propia compañía, con una medida peculiar: usar el servicio postal de toda la vida.

Un ejecutivo de la red social dijo en una reunión de las Asociaciones Nacionales de Secretarios de Estado este fin de semana que la compañía comenzará a enviar postales físicas por correo ordinario a los posibles compradores de anuncios políticos para verificar que residen en Estados Unidos.

Las postales contendrán un código específico que el destinatario tendrá que introducir online para completar la contratación de su publicidad. Esta política se aplicaría a los anuncios que mencionaran un candidato, no a los anuncios sobre otros temas.

Esta medida pretende responder al informe de 37 páginas del Gran Jurado de Columbia que pone al descubierto cómo los rusos que trabajaban para una empresa llamada Agencia de Investigación de Internet usaron Facebook e Instagram, así como otras plataformas de medios sociales, para sembrar la discordia durante las elecciones de 2016 y para apoyar la campaña presidencial de Donald Trump y para desacreditar a su rival, Hillary Clinton, según publican diversos medios de EE UU.