Mujer con frío
Una mujer, protegiéndose del frío. ARCHIVO

Tras unos días en los que las temperaturas se habían suavizado y el sol había predominado como una suerte de primavera adelantada, llegan malas noticias para los menos amigos del frío.

La Agencia Estatal de Meteorología ha anunciado que a partir del miércoles las temperaturas se desplomarán en buena parte de la Península Ibérica.

Los cielos estarán nubosos o cubiertos con precipitaciones en el área cantábrica, alto Ebro, Navarra, norte del Sistema Ibérico y Pirineos, con tendencia a remitir y abrirse claros durante el día.

Habrá chubascos en Baleares, con ligera probabilidad de que se extiendan al entorno del litoral sur y sureste peninsular y a Melilla. También se prevén precipitaciones en el norte de las islas Canarias de más relieve. Predominio de poco nuboso o con intervalos en el resto del país.

La cota de nieve arrancará el miércoles en torno a 1600/1800 m en los sistemas montañosos de la mitad norte peninsular, bajando a 300/600 m al final del día. En el sureste 1400/1800 m bajando a 900/1200 m y en Baleares, bajando hasta unos 800/900 m al final.

Así, las temperaturas entrarán en descenso generalizado, excepto en Canarias, donde apenas cambian. Habrá heladas en el interior de la mitad norte y del tercio este peninsular, débiles en general, aunque más intensas en zonas de montaña.

Esta bajada de la temperatura irá acompañada de un predominio de vientos de componente norte en casi todo el país, con intervalos de fuerte en el cuadrante nordeste peninsular y Baleares, con tendencia a amainar por la tarde.