Autobús urbano
Un autobús urbano de Santiago de Compostela. EUROPA PRESS

La ciudad de Vigo ha puesto en marcha este fin de semana un nuevo servicio en los autobuses nocturnos. Los usuarios del transporte público podrán solicitar a los conductores del autobús que paren "lo más cerca posible de su destino".

Esta prestación se llevará a cabo solo en los autobuses nocturnos a partir de las diez y media. Se trata de proporcionar una "seguridad adicional" a las mujeres, ha argumentado Abel Caballero, el alcalde de la ciudad. "Vigo es una ciudad segura, pero todas las medidas que podamos tomar para hacerla más segura, las vamos a tomar", ratificaba Caballero.

De esta forma y para minimizar riesgos, las mujeres podrán indicar al conductor dónde quieren efectuar su parada y posteriormente tendrán que bajar por la puerta delantera para que el conductor verifique su seguridad.

Desde el ayuntamiento calculan que el retraso que este tipo de paradas adicionales pudiese ocasionar es mínimo. Por otro lado, se ha reconocido que existe la posibilidad de ampliar este nuevo servicio y para abarcar las necesidades de los usuarios de avanzada edad. Lo que es seguro según el alcalde es que no se podrá aplicar "a personas en sillas de ruedas ya que las paradas no cumplen con las medidas de seguridad necesarias".

Las asociaciones feministas no se han mostrado del todo conformes con esta medida. Defienden que el foco debería ponerse en los agresores y que el objetivo tendría que ser ampliar la presencia policial en las calles, mejorar el alumbramiento de las calles y sobre todo focalizar todos los esfuerzos en campañas de sensibilización, educación e igualdad.