Un grifo de agua abierto.
Un grifo de agua abierto. EUROPA PRESS

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el Consorci Besòs Tordera y la Federació de Municipis de Catalunya (FMC) se oponen al aumento del precio del agua presentado por la compañía Aigües del Ter-Llobregat (ATLL) y aprobado por el Consell d'Administració de l'Agència Catalana de l'Aigua con 10 votos a favor y 7 en contra el pasado 28 de diciembre.

Los municipios interpondrán esta semana un recurso contencioso-administrativo y pedirán medidas cautelares con el objetivo de frenar la subida del 11,8% del precio del agua, que supondría un euro más por familia y que afectaría a unos 4,5 millones de personas de 116 municipios. Este incremento entrará en vigor el mes de marzo en el caso de que no se aprueben las medidas cautelares.

El vicepresidente de Medio Ambiente de la Área Metropolitana de Barcelona, Eloi Badia, ha defendido este lunes en la presentación de las medidas contra el incremento, que este supone "una subida desproporcionada, injustificada y que no está avalada jurídicamente" y es por eso que, según Badia, se llevarán a cabo medidas cautelares, "para poder frenar el golpe" y así evitar que esta subida llegue a los consumidores de agua este mismo mes de marzo.

Las tres entidades justifican su reacción destacando que el aumento está muy por encima del IPC y además no corresponde a ninguna mejora del servicio que justifique la subida.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.