El conductor investigado arrojó un resultado positivo de 0,97 miligramos de alcohol por litro de aire respirado en el control de alcoholemia realizado en las inmediaciones de la ciudad a las 0,30 horas de la madrugada del domingo.

La Ley de Seguridad Vial fija una tasa máxima de alcohol permitida de 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, por encima de 0,50 mg/l la Ley contempla una sanción de 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos del permiso de conducir.

Asimismo, el capítulo IV del Código Penal que tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico, establece para conductores que superen los 0,60 mg/l penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

Consulta aquí más noticias de Soria.