Campo de cultivo
Campo de cultivo EUROPA PRESS

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) Baleares ha presentado un pliego con más de 100 alegaciones al anteproyecto de modificación de la Ley Agraria, en las que advierte de que la nueva norma podría invadir competencias estatales y solicita "un articulado más claro" sobre los criterios para las actividades agrarias y complementrarias.

En una nota de prensa, el gerente de Asaja Baleares, Joan Simonet, ha anticipado que la ley será "impugnada como tantas otras aprobadas por el actual Govern", al pretender introducir modificaciones en actividades agrarias que están "definidas en leyes estatales de obligado cumplimiento".

ABOCA AL SECTOR "A SOBREVIVIR A BASE DE SUBVENCIONES"

Para Simonet, la norma "es un despropósito surgido de la improvisación y la falta de conocimiento de la realidad y sin tener claro qué modelo se quiere crear".

Además, el gerente considera que el texto está "influenciado por opiniones políticas radicales que no técnicas que no atienden a las necesidades reales del sector y que le restringen herramientas para poder competir por sí mismo de forma rentable", y que aboca al sector "a sobrevivir exclusivamente a base de subvenciones públicas".

Asaja ha resaltado que el anteproyecto contiene artículos en contra de la unidad de mercado y prohibiciones a ciertas formas de cultivos como los modificados genéticamente, lo que va "en contra de las directrices de la UE".

Entre otras alegaciones, la entidad rechaza endurecer "aún más" los requisitos para realizar instalaciones agrarias y complementarias tales como naves agrícolas, almazaras, bodegas, invernaderos, redes de riego o eléctricas para suministro de explotaciones agrarias, porque son "elementos imprescindibles para una agricultura moderna, rentable y de calidad". En esta línea, solicita recuperar los supuestos de 2002.

Para Asaja, la propuesta del Govern restringe "la posibilidad de realizar actividades de venta directa rentable al limitar la superficie de los espacios destinadas a la misma a solamente 75 metros cuadrados".

Por otro lado, propone priorizar el uso del agua para riego en suelo rústico; un nuevo articulado para la actividad agroturística en las explotaciones agrarias -considera "caótico" el incluido en el texto-; y desarrollar el concepto de 'agroestancia', para el que ha propuesto diferentes directrices.