Volvo XC40
El Volvo XC40 mide 4,43 metros de longitud, parecido a lo que miden un Audi Q3, un BMW X1, un Land Rover Range Rover Evoque 5p, un Jaguar E-Pace o un Mercedes-Benz GLA. KM77.COM

Volvo ha lanzado una versión del todoterreno XC40 con motor de tres cilindros, lo que supone el primer propulsor de este tipo en los 91 años de historia del fabricante de automóviles sueco.

El propulsor es un gasolina 1.5 con inyección directa desarrollado por Volvo usando el diseño modular de los propulsores Drive-E de cuatro cilindros.

De serie el tricilíndrico viene ligado a una transmisión manual de seis marchas, que, opcionalmente, podrá sustituirse el año que viene por una automática de ocho relaciones.

En línea con la estrategia de Volvo de mejorar las economías de escala, el motor de tres cilindros saldrá de la misma línea de producción en la que se fabrican los de cuatro cilindros.

Este motor también se podrá montar en las versiones híbridas enchufables de la que también dispondrá el XC40, ha destacado Volvo.

Al nuevo compacto de Volvo también le llegarán próximamente las motorizaciones diésel D3 de 150 CV y la T4 de gasolina de 190 CV.

La fuente también ha anunciado que los clientes del XC40 podrán elegirlo a partir de ahora con más opciones de equipamiento, caso de llantas de aleación 18, 19, 20 y 21 pulgadas; o salidas de escape dobles integradas.

Para Volvo el nuevo tres cilindros supone un "desarrollo emocionante para el XC40 y para Volvo Cars en general", ya que su diseño compacto brinda la flexibilidad que necesitan para ofrecer más opciones motrices. Hay que tener en cuenta que en un motor de tres cilindros en línea hay cierto tipo de vibraciones que son proporcionales a la longitud del motor: cuanto más largo, más vibra. Por tanto, para mantener las vibraciones de un tres cilindros dentro de un cierto límite, tiene que ser un motor muy corto o tener ejes de equilibrado.

Otras marcas premium ya han recuperado antes este tipo de motores. Según explicó en el blog de 20minutos.es 'Coches eléctricos e híbridos' el ingeniero y piloto de competición Agustín Payá, "este tipo de propulsores ya fueron adoptados en los años 80 y 90 en algunos modelos de la marca Mercedes, pero fueron paulatinamente sustituidos por cuestiones de 'falta' de refinamiento y mercado. Actualmente, el grupo Daimler monta estos propulsores en sus modelos de pequeño tamaño como el Smart ForTwo, pues encajan perfectamente con el concepto y las necesidades de este tipo de vehículos por su menor volumen, peso y consumos. Estas mismas ventajas de menor peso y consumos son una buena razón para su montaje en vehículos híbridos, así como factores importantes para este concepto de coches, más cuando disponen de un motor eléctrico que les aporta un extra de par motor, factor necesario para garantizar el "deseado" refinamiento que tanto penalizó este concepto de motor en épocas anteriores".