Plato de cuchara
Plato de cuchara IKER MORÁN

Pocas cosas apatencen más en invierno que un plato de cuchara. Y no sólo es una cuestión de temperatura -un buen cocido también nos lo comemos aunque haga calor-, sino que este tipo de recetas suelen ser, además, muy saludables y económicas.

Así que para reinvindicar la cuchara y el plato hondo, hemos echado mano de nuestro recetario para recuperar unos cuantos platos sencillo de hacer y que nos pueden resolver de forma rápida la comida, un táper o esas cenas calientes que tanto apetecen.

Sopas, cremas, guisos y legumbres -qué ricas y qué baratas son las legumbres, y cuántas veces no les hacemos el caso que merecen- componen este recetario en el que, por supuesto, combinamos clásicos con alguna que otra propuesta más exótica.

Sopa minestrone

Un clásico digno de reyes. Sí, esta es la sopa que almorzaban en Zarzuela en el ya famoso vídeo, y que ahora, siguiendo esta receta, podrás preparar en casa. Y seguramente te quederá más buena. Es verdad que es un plato que requiere su tiempo y que tiene una lista de ingredientes amplia. Por eso lo mejor es ponerse un día y hacer mucha cantidad para tener unos cuantos táperes siempre listos.

sopa minestrone

Crema de coliflor

Aunque en su momento os proponíamos esta crema para Navidad, no hace falta que sea fiesta para prepararla. Muy fácil de hacer y con un sabor que gustará incluso a los que no sean muy amigos de esta verdura, siempre es interesante añadir alguna especia para animar el resultado, y completar con algo crujiente por encima.

Sopa exótica de arroz

Evidentemente, la clave de una buena sopa es tener a mano un caldo casero en condiciones. Pero no nos engañemos, eso no siempre es posible. Recurrir a los ya envassados no es mala idea -siempre el mejor que nuestro presupuesto nos permita-, pero otra alternativa rápida es improvisar un caldo en 10 minutos. La clave es recurrir a ingredientes con mucha potencia de sabor y, aunque pueda sonar raro, incluir té en la base de un caldo para una sopa da un resultado increíble.

Garbanzos con calabaza y setas

Preparar un plato de legumbres es mucho más fácil de lo que nos imaginamos. Si vamos con prisa -lo habitual-, las legumbres ya cocidas son una alternativa excelente para improvisar una receta de cuchara en cuestión de minutos. En este caso hemos acompañado los garbanzos con calabaza y unas setas, y el resultado es, claro, riquísimo.

Sopa de udon con gambas

Volvemos a ponernos un poco exóticos y viajeros para preparar esta sopa de fideos oriental. Una visita a una tienda con productos orientales será la clave para encontrar lo que neceistamos: los fideos udon y un caldo dashi que le dará ese sabor tan especial y rico. Además, añadiremos verduras (puerro y espinacas) y unas gambas, que siempre animan cualquier sopa.

Crema de calabaza y tomate

Otra crema clásica: calabaza. Aprovechando la temporada, nada mejor que encender el horno y asar una calabaza bien hermosa que nos dará juego para muchas recetas. Aunque al vapor o cocida también funciona, asada tiene un toque más dulce que funciona muy bien en la crema. En este caso hemos añadido un poco de tomate -en coserva-, cocinado y triturado. Así de fácil y efectivo. Una receta perfecta también para los más pequeños de la casa.

Ramen casero

Ramen casero

Sí, el ramen sigue estando de moda. Esta sopa de origen chino pero popularizada a través de la cocina japonesa se ha convertido en el plato estrella de muchos restaurantes nipones. Es verdad que cuesta imitar en casa el resultado que consiguen en algunos sitios a base de un caldo que lleva muchas horas preparar, pero si tenemos antojo, hace frío y no queremos movernos de casa, aquí te explicamos como apañar un ramen muy decente en tu propia cocina.