Ampliación del Museo del Prado
Ampliación del Museo del Prado (Madrid). ARCHIVO

El proyecto de ampliación del Museo del Prado, diseñado por el arquitecto Rafael Moneo, se inauguró oficialmente el 30 de octubre de este año, de mano de los Reyes, con la exposición El siglo XIX en el Prado (imagen izquierda, zona ampliada).Museo del Prado.

La ampliación de la pinacoteca, en el entorno del Claustro de los Jerónimos, es la más significativa en los doscientos años de historia del edificio. Sin embargo, esta gran obra, realizada entre febrero de 2002 y marzo de 2007, sólo forma parte de un programa integral de expansión que culminará con la futura incorporación al museo de los edificios del Casón y el Salón de Reinos, últimos vestigios del antiguo Palacio del Buen Retiro.

Carlos III ordenó su construcción en el prado de los Jerónimos en 1785.

El edificio del Museo del Prado es un proyecto a largo plazo. Las obras comenzaron en septiembre de 1785, según proyecto de Juan de Villanueva, arquitecto de los reales sitios y del Ayuntamiento de Madrid, siguiendo el mandato de Carlos III, que ordenó la construcción en el prado de los Jerónimos de un edificio que destinaría a Gabinete de Historia Natural y Academia de las Ciencias.

Sin embargo, la guerra de la independencia truncó y retrasó la marcha de las obras, y no fue hasta 1830 cuando el edificio se terminó, ya reconvertido, de la mano de Fernando VII, en Real Museo de Pinturas. Tras su finalización, el museo sufrió hasta siete pequeñas ampliaciones y reformas, entre 1847 y 1977.

El Real Patronato del Museo y el Ministerio de Cultura decidieron en 1994 poner en marcha un plan de ampliación que el antiguo edificio de Villanueva necesitaba con urgencia, dada la ingente cantidad de fondos que permanecían en el anonimato por falta de espacio expositivo. El primer escalón, la anexión del Claustro de los Jerónimos, se sacó a concurso y en 1998 se adjudicó al proyecto del arquitecto Rafael Moneo.Museo del Prado

Mejorar la espalda de la pinacoteca era la principal cuestión que había que resolver, junto a la de la necesidad de espacio, ya que la parte trasera del edificio había sido maltratada por las anteriores modificaciones.

Para ello, el Claustro de los Jerónimos fue cuidadosamente desmontado piedra a piedra, restaurado y restituido. Ahora es parcialmente visible desde el exterior, y su interior se aprovecha como espacio expositivo. Además se han aprovechado sus características para que sirva de lucernario, irradiando luz a las galerías que lo circundan y a las salas inferiores.

El enlace entre el antiguo edificio y el nuevo actúa como vestíbulo y es un pabellón semiexento cubierto por un jardín al estilo del siglo XVIII. Gracias a este planteamiento, se puede ver por primera vez el ábside del edificio de Villanueva, que permanecía oculto por la anterior disposición. La nueva construcción incorpora el claustro y destacan sus paredes de ladrillo macizo con vanos enmarcados en bronce. La puerta principal fue diseñada por la artista Cristina Iglesias y está compuesta de bajorrelieves que imitan un tapiz vegetal. Además, cuenta con un sistema hidráulico que le permite abrirse en distintas posiciones, para formar un «pasaje» y «una experiencia visual».

Ampliación del Museo del Prado.Los interiores de la ampliación se han cuidado con detalle. Para las paredes del nuevo edificio se ha utilizado granito gris abujardado (ligeramente rugoso) y madera de cedro barnizada. En los suelos se ha usado piedra de Colmenar y madera de roble tratada con aceites naturales (ver imagen a la izquierda). La carpintería de las ventanas está hecha en bronce y llevan cristales extra claros con reducción del factor solar para mejorar las condiciones climáticas del edificio.

La culminación de la primera de las grandes ampliaciones permitió y permitirá que muchos de los fondos del Prado, invisibles por falta de espacio expositivo, salgan a la luz. Así ocurrió con la muestra inaugural, El siglo XIX en el Prado que se pudo ver tras una década oculta. La exposición devolvió al público la excepcional colección de pintura de los maestros españoles del siglo XIX. Más de un centenar de obras componen una exposición en la que el público puede acceder a la historia del arte español desde el último cuarto de siglo de vida de Goya hasta Sorolla, pasando por Fortuny o Rosales. De forma paralela se puede contemplar la muestra dedicada a Goya protagonizada por el Toro mariposa y la muestra Fábulas del pintor sevillano Velázquez.

La gran ampliación en cifras

Museo del Prado.5 años se ha tardado en acabar el nuevo proyecto de ampliación del museo.
152 millones de euros se han invertido en las obras de mejora y expansión del edificio.
2.820
sillares se desmontaron y volvieron a montar para restaurar el claustro de Los Jerónimos.
15.715 metros cuadrados se han ganado para espacios expositivos, culturales y de servicio.
1681 es el año en que se destruyó el claustro renacentista original, reconstruido más tarde: en 1856.
438 personas caben en el nuevo auditorio, ubicado en el vestíbulo del edificio.
99.000 visitantes tuvieron las jornadas de puertas abiertas de la ampliación, entre abril y julio.
9.000 obras de arte custodia el museo, entre las obras expuestas y los fondos.

Encuesta

¿Te gusta la reforma del Museo del Prado?

33,2 % (486 votos)
No
40,37 % (591 votos)
Me es indiferente
26,43 % (387 votos)
Encuesta

¿Qué se debería hacer con los árboles del Prado?

Dejarlos como están, aunque reformando el paseo
50,64 % (594 votos)
Quitarlos, como contempla el proyecto
11,68 % (137 votos)
Nada. Se debería construir un túnel y hacer el paseo peatonal
37,68 % (442 votos)