El Comité Federal del PSOE aprobó este sábado por unanimidad el nuevo reglamento del partido, que desarrolla los estatutos del 39º Congreso, celebrado en junio de 2017. En palabras del secretario general, Pedro Sánchez, el texto [ver en PDF] supone poner "negro sobre blanco" la "voluntad" que, "durante años", ha expresado la "militancia de base" de construir una organización más permeable a la participación de los afiliados: "El PSOE de la militancia".

En su intervención ante el máximo órgano entre congresos, Sánchez defendió que "un PSOE cercano a sus militantes es un PSOE cercano a sus votantes" y que, con estas normas, la formación se convierte en la más "democrática, participativa y paritaria" del país. Pero, ¿cuáles son los principales cambios? Así se desarrollará ahora la vida interna del PSOE:

¿Cómo se elige al secretario general?

Como en 2014 y 2017, el líder del PSOE se elegirá en primarias. Pueden votar los militantes del PSOE, el PSC y sus respectivas juventudes, y puede optar al cargo cualquier militante que consiga reunir el aval del 1% de las bases (hasta ahora era el 5%). Como novedad, en caso de que ninguno de los candidatos alcance el 50% de los votos en primera vuelta, se celebrará una segunda ronda entre los dos con más apoyos. Si este texto hubiera estado en vigor, Sánchez habría disputado una segunda ronda con Eduardo Madina en 2014, pero no el año pasado, cuando ganó con 50,2% de los votos a Susana Díaz y Patxi López.

¿Pueden los barones cesar al líder?

La respuesta es sencilla: no. Hasta ahora, se contemplaban dos vías para remover a un secretario general de su puesto: la dimisión de más de la mitad de su Ejecutiva y una moción de censura en el Comité Federal. Con el nuevo reglamento, se elimina la primera vía y el comité solo puede plantear la moción, pues la decisión final corresponde a la militancia. Es decir: primero, se vota en el comité sobre la continuidad del líder. Si hay al menos un 51% de votos en contra, se celebrará una consulta a las bases en el plazo de un mes para tomar la decisión final: si las bases apoyan a su secretario general, este mantendrá el cargo.

¿Podría haber de nuevo una gestora?

Sí. Si un secretario general cae también lo hace su Ejecutiva, y el Comité Federal nombra una comisión gestora. Sin embargo, no podría repetirse la situación de 2017, cuando la dirección interina se mantuvo meses en el poder: las nuevas normas establecen un límite de 90 días al mandato de las gestoras. Además, durante su vigencia no podrán modificar el censo de las primarias.

¿Si un cargo se presenta a las primarias, mantendrá sus funciones mientras hace campaña?

No. El artículo 188 del reglamento establece que, "para una mayor imparcialidad", de los procesos de primarias, los candidatos que ocupen puestos orgánicos quedarán suspendidos de su cargo durante los procesos de elección del secretario general. La suspensión se prologará desde que se le validen los avales necesarios y sea proclamado oficlamente candidato hasta que termine el proceso. Sus funciones las asume temporalmente el cargo que determine una normativa aún por desarrollar o la persona que elija la Ejecutiva correspondiente. En las últimas primarias, por ejemplo, Susana Díaz habría visto suspendida su condición de líder del PSOE andaluz en la batalla con Pedro Sánchez. Y éste último, a su vez, tendrá que delegar sus poderes en otro cargo –previsiblemente la vicesecretaria general, Adriana Lastra– si se presenta a la reelección.

¿Cómo se elige al candidato a La Moncloa?

Si el PSOE está en la oposición, por primarias abiertas, en las que pueden participar militantes, simpatizantes y cualquier persona con nacionalidad española mayor de 16 años que se inscriba en el censo de la votación y abone una cantidad simbólica. Los candidatos deberán reunir el aval de, al menos, el 1% de la militancia socialista. Si hay un socialista en La Moncloa y quiere presentarse de nuevo, solo habrá primarias si lo acuerda por mayoría el Comité Federal o si lo pide más del 30% de militantes.

¿Y a los candidatos a gobiernos autonómicos?

Si el PSOE no gobierna, habrá primarias abiertas si lo decide la Ejecutiva federal. También puede solicitar este formato de primarias la Ejecutiva autonómica, pero prevalece el criterio de Ferraz. Los candidatos necesitan el aval del 2% de la militancia de esa comunidad. Si el PSOE gobierna y el presidente opta a la reelección, solo se celebrarán primarias si lo solicita la mayoría del Comité Autonómico o el 40% de la militancias de la comunidad autónoma.

¿Y a los candidatos a las alcaldías?

Al igual que en el caso anterior, si el PSOE no gobierna, se celebran primarias abiertas en las ciudades de más de 50.000 habitantes si lo decide Ferraz, cuyo criterio prima frente a la opinión de la Ejecutiva autonómica. Los candidatos necesitan el avale del 5% de la militancia de la localidad. Si hay un alcalde socialista que quiere continuar otra legislatura, solo habrá primarias si lo pide más del 50% de la militancia de la localidad.

¿Se pueden presentar independientes a las primarias?

Sí. El artículo 260 establece que es elegible cualquier militante y, además, cualquier persona que acredite "una trayectoria de cercanía a los valores socialistas y al PSOE". "En caso contrario –prosigue el citado artículo–, la Ejecutiva federal, previo informe de la Ejecutiva regional, podrá objetar su precandidatura e impedir su presentación al proceso". Este artículo permite, por ejemplo, que el exministro y portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, se presente a unas primarias para repetir como candidato en la Comunidad de Madrid.

¿Quiénes componen el Comité Federal?

Hasta ahora, una parte de los miembros del Comité Federal la elegía el Congreso Federal y los restantes se elegían en los congresos autonómicos. Con el nuevo reglamento, el comité se repartirá en tercios. El primero se seguirá eligiendo en el Congreso Federal, el segundo lo elegirán las federaciones, y el último lo votará la militancia. En el caso de este último tercio, para encabezar una lista será necesario conseguir el aval del 3% de los militantes de una provincia. Una vez conseguidos, el cabeza de lista presentará una plancha con tantos nombres como miembros elija la citada provincia. Finalmente, los puestos se repartirán de forma proporcional entre las candidaturas que superen un 20% de los votos.

¿Quién decide los pactos de Gobierno?

El Comité Federal pierde este poder en favor de la militancia. El artículo 479 señala que es "obligatoria y vinculante" la consulta a la militancia sobre los acuerdos de Gobierno en los que sea parte el PSOE. Con este texto, por ejemplo, Emiliano García-Page tendría que haber consultado a sus bases sobre la entrada de Podemos en el Ejecutivo castellanomanchego, y Ximo Puig debería haber hecho lo mismo sobre la posibilidad de compartir el poder con Compromís. Susana Díaz, en cambio, se habría librado de ese paso por las urnas, porque Cs no forma parte del Gobierno de la Junta andaluza. La consulta es obligatoria a nivel federal, regional e incluso municipal, y en caso de que un barón o un candidato a alcalde se resista a convocarla, Ferraz puede imponerla.

¿Podría el PSOE volver a abstenerse en la investidura de Rajoy?

Solo si lo decidieran sus bases. El mismo artículo establece que es igualmente obligatoria y vinculante la consulta sobre "el sentido del voto en sesiones de investidura que supongan facilitar el Gobierno a otro partido político". Nuevamente, Ferraz puede forzar consultas en niveles inferiores si algún territorio incumple la normativa.

¿Solo se celebrarán esos dos tipos de consulta?

No. Cualquier dirección del PSOE puede plantear otras consultas, vinculantes o no, sobre temas que se consideren "de especial trascendencia". La Ejecutiva gana nuevamente poder porque se reserva el poder de imponer una consulta a la militancia en un determinado ámbito territorial cuando lo considere necesario y sin pasar por el Comité Federal. Ferraz, además, puede vetar cualquier votación convocada por un barón territorial o líder local. En resumen: habrá más consultas que las obligatorias si así lo desea la dirección de Pedro Sánchez.

¿Qué es el derecho de iniciativa política?

Es una especie de Iniciativa Legislativa Popular de ámbito interno, que establece que, si el 20% de los militantes de un determinado ámbito territorial lo solicitan, tienen que pronunciarse sobre el tema planteado la dirección local, el comité regional o el Comité Federal. El reglamento advierte de que el derecho se limita a "obtener una decisión sobre aquello que se solicite expresamente", que no se puede plantear una iniciativa sobre cuestiones que supongan quebrantar la ley o afecten a la sostenibilidad económica del partido, y que tampoco pueden ser objeto de esta iniciativa las cuestiones sometidas a consulta obligatoria. Así las cosas, un grupo de militantes podría solicitar que el PSOE se posicionase, por ejemplo, en torno a los vientres de alquiler, pero no sobre el derecho de autodeterminación de una comunidad autónoma, porque va contra la actual Constitución.

¿Puede un dirigente ocupar indefinidamente un cargo?

No, aunque el margen es muy amplio. El límite es que ningún cargo orgánico ejecutivo puede ocuparse durante más de tres mandatos consecutivos, salvo que esté gobernando el Estado, una comunidad autónoma o una alcaldía. Hay otro punto a tener en cuenta: para entenderse que un mandato ha sido consumido, hay que ocuparlo durante al menos dos tercios de su duración inicialmente prevista, de modo que Pedro Sánchez, técnicamente, esté en su primer mandato, porque el primero acabó antes de ese tiempo.

¿Qué infracciones pueden acarrear la expulsión?

La indisciplina reiterada, la falta de honradez, estar afiliado al mismo tiempo en otro partido, ababdonar un cargo público, actuar contra los acuerdos adoptados por los órganos de dirección, la falsedad en los datos proporcionados para afiliarse o cualquier actuación que suponga una "mala conducta cívica o ética" y que la dirección federal considere "muy grave" puede llegar a suponer la expulsión del PSOE.