Nikolas Cruz
Nikolas Cruz, el autor de la matanza en un instituto de Florida, comparece en la corte del condado de Broward. EFE

El autor confeso de la matanza en la una escuela de secundaria de Florida, Nikolas Cruz, realizó comentarios racistas, homófobos y antisemitas en un grupo cerrado de una red social, ha informado la CNN este sábado.

De acuerdo a la cadena estadounidense, la mayoría de comentarios vertidos en este chat creado en Instagram desde que Cruz se unió al grupo, en agosto de 2017, se efectuó entre seis personas y tuvieron como eje el racismo y el odio hacia los afroamericanos, los inmigrantes y judíos.

"Habló sobre matar mexicanos, mantener a los negros encadenados y cortarles el cuello. Las declaraciones no fueron hechas en broma", revela la cadena, que logró ser aceptada en el grupo por uno de sus miembros.

En otro momento de la conversación en línea, Cruz escribió que odiaba a los "judíos, negros, inmigrantes", y en concreto que odiaba a los afroamericanos "simplemente porque son negros".

En medio de una retahíla de comentarios racistas y de odio, que encontraban poca resistencia entre sus miembros activos, en este chat se colgaban vídeos, fotografías y memes de índole racista.

Luego que uno de sus miembros revelara su odio hacia los gais, Cruz coincidió y sugirió "dispararles en la nuca", además de llamar más de una vez traidoras a las mujeres blancas que estuvieran en relaciones interraciales.

"Creo que voy a matar gente", escribió en otro momento de la conversación, ante lo que uno de los miembros le sugirió que no dijera cosas así. Cruz replicó que solo estaba bromeando.

Conversaciones sobre las armas

El rifle semiautomático AR-15 que poseía el joven de 19 años, y el arma utilizada en la matanza en la secundaria de la localidad de Parkland, que se cobró la vida de 17 personas, fue otro de los temas entre los miembros del grupo.

En un mensaje que colgó en su cuenta de Instagram, Cruz publicó una foto de lo que llamó un "arsenal" y en la que se observan por lo menos siete armas de fuego, muchas de las cuales compradas en el último año según la Policía, además de un chaleco antibalas.

A los integrantes del grupo privado en esta red social el autor confeso de la matanza les dio a conocer la compra del chaleco antibalas y les preguntó si era legal llevarlo puesto en una escuela.

Cuando fue preguntado para quería saberlo, respondió: "Tirador de escuela". Cruz había sido expulsado el año pasado de la secundaria por problemas disciplinarios.

De acuerdo a CNN, no hay indicios de que algún miembro de este grupo formara parte de grupos supremacistas. Los integrantes del grupo, que aparentemente son menores de 18 años, no ofrecieron sus identidades a la cadena.

Las autoridades del Condado Broward, donde se asienta la secundaria escenario del ataque, habían recibido llamadas de advertencia sobre la conducta errática de Cruz en los últimos años, según reconoció el viernes el alguacil de esta demarcación, Scott Israel.

Investigado por autolesionarse

Según un informe del Departamento de Niños y Familias (DCF) de Florida obtenido por el diario local Sun Sentinel, Cruz fue investigado después de que el 28 de agosto de 2016 publicase un vídeo en Snapchat en el que se le ve infligirse cortes en ambos brazos con un cuchillo y afirmar que iba a comprar un arma de fuego.

Según el documento, la agencia fue avisada a través de una llamada a su teléfono de emergencia y partir de entonces inició una investigación.

La entidad calificó a Cruz como una persona "vulnerable" y estimó que era una "presunta víctima" de negligencia médica y de supervisión inadecuada por parte de su madre adoptiva, Lynda Cruz, que falleció el año pasado.

Sin embargo, posteriormente un investigador de DCF concluyó que el joven recibía la atención adecuada de su madre así como del hospital Henderson Mental Health, centro que consideró que Cruz era "lo suficientemente estable para no ser hospitalizado". Tal y como consta en el informe, la madre adoptiva informó a los funcionarios que su hijo había sido diagnosticado con autismo y que sufría de déficit de atención.

Para los abogados defensores del joven, este informe aporta evidencia de los problemas psicológicos que enfrentaba Cruz, expulsado de la escuela Marjory Stoneman Douglas por problemas disciplinarios, y del peligro que representaba para él mismo y para otros.

"Todo esto pudo evitarse", declaró al Sun Sentinel la abogada defensora Melisa McNeill, quien señaló que en este caso ha habido negligencia de por lo menos cuatro agencias e instituciones estatales, entre ellas la Oficina del Alguacil del Condado Broward.