Según ha explicado el instituto armado, los efectivos del puesto de Baiona-Nigrán concretaron que esta mujer, que había trabajado en una gestoría, se valió de los datos personales de un cliente para contratar a su nombre varios préstamos en distintas entidades no bancarias y varias líneas telefónicas con sus correspondientes terminales.

Asimismo, la Guardia Civil ha indicado que averiguó que la arrestada contrató el alta de una línea telefónica con los datos del propietario de la vivienda en la que residía en alquiler tras apropiarse de la correspondencia que llegaba a nombre del arrendatario.

Por todo ello, los agentes procedieron a la detención de esta persona, a la que se acusa de la presunta comisión de los delitos de estafa, usurpación de identidad y revelación de secretos.

El montante de la cantidad estafada asciende a los 3.800 euros. La investigación continúa abierta ya que la Guardia Civil no descarta la existencia de más personas afectadas.

La detenida, que fue puesta en libertad tras prestar declaración ante la benemérita, deberá comparecer cuando sea citada en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Vigo.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.