Matías y Leo Messi
Matías y Leo Messi.

La sangre que había en la lancha del hermano del futbolista Lionel Messi, Matías Messi, al que encontraron accidentado el pasado diciembre en la embarcación, pertenecía sólo a él, como había afirmado cuando fue detenido, han informado este viernes los fiscales de Rosario (centro) encargados del caso.

"Todas las muestras coinciden con el perfil genético de ADN correspondiente a Matías Messi, que en su momento se le había extraído una muestra de sangre", aseguró en declaraciones a los medios el fiscal Matías Ocariz, que añadió que el familiar del futbolista estaba solo cuando ocurrieron los hechos.

El dato respalda la versión que dio Matías Messi después de que le encontraran el 30 de noviembre en la lancha que manejaba, que estaba cubierta de sangre y donde encontraron un arma sin declarar.

Por ese capítulo fue detenido, pero dos semanas después fue liberado tras pagar una fianza.

Las investigaciones arrojaron que la causa del accidente náutico pudo ser el choque contra un "banco de arena o con algún objeto contundente", y que tras analizar en vídeo varias filmaciones de Matías Messi en el lugar donde vive y en el club en el que tuvo el siniestro, se constató que "en todo momento se encontraba solo".

Sigue habiendo incógnitas

El también fiscal Lucas Altare insistió en que aún no saben por qué el hermano mayor de Messi tenía el arma, algo que podría constituir un delito para el que la fiscalía presentará una acusación que puede terminar en juicio oral o juicio abreviado, con una posible pena de "ejecución condicional".

Sin embargo, Altare confirmó que el arma, registrada a nombre de una empresa de seguridad, nunca había sido utilizada en un "hecho ilícito anterior", después de que la pistola se comparase con la base de datos del sistema de identificación balística argentino, el SAIB.

Altare indicó que Matías Messi carece de antecedentes penales y que el único hecho violento que se pudo constatar en la investigación fue un siniestro.