Entre ellos, y el que para el Equipo de Gobierno es el más importante, "se encuentra el mantenimiento de las condiciones laborales y salariales de la plantilla, garantizar la estabilidad en el empleo a más de 220 familias logroñesas".

Como ya han explicado, "si bien la obligación de subrogación en una nueva licitación conllevaría conservar los mismos puestos de trabajo, la nueva empresa no estaría obligada a aplicar las condiciones conseguidas durante estos años y ya pactadas para los próximos -incluidas las revisiones de IPC comprometidas- con la actual concesionaria".

Existen otras razones técnicas que ha aconsejado la prórroga frente a un nuevo concurso. En primer lugar, y como concepto básico, hay que partir "de la plena satisfacción tanto por parte del Ayuntamiento como de los ciudadanos -logroñeses y también visitantes- con el servicio y la limpieza de nuestras calles".

Asimismo, como ha quedado acreditado en diversos informes técnicos incluidos en el expediente, estableciendo una comparativa con ciudades similares a la nuestra y con una oferta parecida (las prestaciones no son exactamente las mismas en todos los casos), "Logroño es una de las ciudades con menor coste por habitante al año".

La concesionaria actual del servicio ha ido durante los últimos años incorporando moderna maquinaria y procesos de innovación, estando en estos momentos a la vanguardia tecnológica, no existiendo un amplio margen de mejora en este capítulo.

"Todos estos motivos han sido explicados con más detalle aún y lo volverán a ser en la próxima Comisión de Transparencia, como los concejales hacen siempre y como es lógico en un contrato de estas características", finalizan.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.