En un comunicado, el portavoz socialista, Ernesto Gasco, ha señalado que los socialistas donostiarras tienen "una sensibilidad expresa en la conservación de aquellos edificios o elementos singulares que forman parte del paisaje y del patrimonio de la ciudad". Por ello, han presentado enmiendas para que en el PEPPUC se incluyan, con diversos grados de protección, "edificios de valor arquitectónico y que debemos proteger, incluso si han sido recientemente construidos".

Entre las propuestas de protección incluyen la Iglesia del Iesu de Riberas de Loiola, el edificio de la Cámara de Comercio, las construcciones de la Universidad de Deusto, el colegio Carmelo de Amara, las ikastolas Zubiri de Sagüés o Jakintza en el Antiguo o la Iglesia de San Marcial en Altza. Algunos de estos edificios son obra de arquitectos como Moneo, Peña Ganchegui, Maite Apezteguía o Miguel de Oriol.

Las enmiendas socialistas abogan por proteger edificios residenciales singulares como los del Paseo del Urumea, Plaza Biteri 2, Peñaflorida 3, Secundino Esnaola 10 o el conjunto de villas de Ondarreta. También se propone la protección del parque Kutz.

"Además, respaldamos las alegaciones presentadas por Diputación y, entendiendo que forman parte de la identidad de nuestro pueblo, proponemos la protección del conjunto de caseríos de la ciudad, como los de Katxola Berri, Parada, Portuetxe, Gartziategi, Lukasene, entre otros", ha señalado Gasco.

El portavoz socialista ha recordado que el PEPPUC se aprobó por unanimidad en la legislatura pasada. "Pronto se vio superado y así asistimos a los derribos de algunas villas de Ondarreta o edificios de Gros. Entonces propusimos la revisión y el documento ha incorporado 40 nuevos elementos a proteger, pero a la vista de las alegaciones presentadas por colectivos y particulares, creemos que esta lista debe incrementarse para que el paisaje urbanístico y patrimonial donostiarra perdure", ha señalado.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.