El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán.
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. EUROPA PRESS

La nueva Unidad de Hemodiálisis del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, que ha inaugurado este viernes el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, administrará 12.000 sesiones de tratamiento a entre 70 y 80 pacientes crónicos externos al año.

El Departamento de Sanidad ha reformado totalmente un área de 450 metros cuadrados de la planta baja para acoger esta Unidad, que dispondrá de dos secciones, con 12 sillones, y cuatro camas para administrar los tratamientos. Entrará en funcionamiento la próxima semana.

Durante la inauguración, Javier Lambán ha puesto de relieve el esfuerzo realizado por su Gobierno para recuperar los servicios públicos de Educación, Sanidad y Servicios Sociales tras los recortes de la anterior legislatura, y ha considerado que ahora se prestan "prácticamente" como antes del inicio de la crisis, indicando que la apuesta actualmente es la calidad.

Esta ha sido la "prioridad", ha dicho el jefe del Ejecutivo autonómico, quien ha resaltado que los Presupuestos de 2018 recogen partidas por 2.000 millones de euros para dotar a la sanidad aragonesa "como merece", manifestando que tiene la conciencia "muy tranquila".

Lambán ha hecho notar que el Gobierno que preside ha recuperado la inversión en los centros de salud y en la tecnología sanitaria, apuntando que en el Hospital Miguel Servet se han invertido no menos de 12 millones de euros para mejorar la tecnología.

En el caso de la nueva Unidad de Hemodiálisis, con una inversión de 400.000 euros, se trata de "hacer más cómoda" la estancia a los pacientes, subrayando que el tratamiento es "penoso" para ellos y "debe ser compensado". Estas instalaciones son "propias del tiempo que vivimos", ha dicho, destacando que la sanidad pública aragonesa es una de las mejor valoradas en el conjunto de España.

"Disponemos de un personal formidable", ha indicado Lambán, añadiendo que las técnicas son "difícilmente superables", por lo que ha manifestado su "orgullo y tranquilidad".

MEJORA NOTABLE

El jefe de Servicio de Nefrología, Alberto Sanjuán, ha mostrado su satisfacción y gratitud por los avances logrados en esta unidad desde hace cincuenta años con la incorporación de modernas técnicas, apertura de unidades de agudos y crónicos. Y ha asegurado que con la apertura de esta nueva zona más moderna, funcional y con todos los avances disponibles, habrá una mejora "notable" tanto para el personal sanitario como para los pacientes.

Sanjuán ha explicado que se ha mejorado la calidad del agua ultrapura y el ácido, al tiempo que las mejoras permiten evitar la contaminación, optimizando el "confort" de los pacientes, que ahora tendrán una sensación "totalmente diferente". También se han renovado las camas, los sillones, los televisores y la red wifi.

El presidente de ALCER Ebro, Santiago Albaladejo, ha señalado que esta nueva unidad "significa un gran cambio para los pacientes" que actualmente "salen bastante cansados después de cuatro horas de diálisis" y "la comunidad será más importante" a partir de la semana próxima.

Unos 450 pacientes se someten a diálisis en Zaragoza diariamente y un porcentaje "bastante alto" suele conseguir un trasplante, en un plazo de unos dos años, aunque en ocasiones se adelanta, y pasan como mínimo dos años en hemodiálisis.

Uno de los coordinadores hospitalarios de trasplantes del Hospital Miguel Servet, Javier Paúl, ha declarado que en los dos primeros años de lista de espera dos de cada tres pacientes se trasplantan y en los cuatro primeros años el 85 por ciento.

"Hay bastantes donaciones, suficientes no", porque algunos pacientes fallecen mientras están en la lista de espera, ha dicho Paúl, quien ha dejado claro que "somos un país de referencia" y que los pacientes españoles son los que más posibilidades, en todo el mundo, tienen de recibir un trasplante.

El Miguel Servet ha realizado más de 1.650 trasplantes de riñón en 32 años y ahora está entre 80 y 100 pacientes a la espera de un riñón, una cifra fluctuante. En los dos últimos años se ha reducido la lista de espera. Paúl ha elogiado a los donantes vivos, que suponen el 12 por ciento, añadiendo que "tiene un matiz especial que hace que sea fascinante", y ha dicho que donan más las mujeres que los hombres.

UNIDAD DE REFERENCIA

La hemodiálisis consiste en eliminar las sustancias nocivas que quedan en la sangre por un mal funcionamiento del riñón. Debido a una insuficiencia renal, el órgano no es capaz de realizar su función debidamente y se requiere de un tratamiento sustitutivo. Actualmente, hay distintas opciones (trasplante renal, diálisis domiciliaria o hemodiálisis hospitalaria) que se aplican según las necesidades de cada paciente.

La recién creada Unidad ofrece más confort a los enfermos, pero también más seguridad, con una nueva instalación del circuito de agua -se necesita el uso de agua ultrapura y tratamientos especiales de las soluciones de diálisis-, y la informatización del área. Además, toda la tecnología queda empotrada, lo que aporta valor en diseño y en seguridad.

Está previsto que a partir de la próxima semana se administren los tratamientos ya en esta nueva zona situada en la planta baja del Hospital de Traumatología, justo al lado del área de Cirugía Sin Ingreso. El acceso será por la entrada de Traumatología, en lugar de por el Hospital General (Isabel La Católica) como hasta ahora.

REIVINDICACIÓN

La remodelación responde también a una reivindicación por parte de sanitarios y pacientes, que solicitaban un área más cómoda para la atención a estos enfermos crónicos externos que deben acudir tres días a la semana durante todo el año y cuyas sesiones (hay tres turnos) se prolongan durante cuatro horas de media.

El servicio de Nefrología del Hospital Universitario Miguel Servet atendió en 2017 más de 630 ingresos hospitalarios y casi 12.600 consultas externas.

Dispone de una planta de hospitalización; una Unidad de Hemodiálisis para la atención del enfermo crónico externo; otra de hemodiálisis destinada al paciente crónico que requiere ser hospitalizado; una tercera Unidad donde se atiende a los pacientes que reciben a la terapia de Diálisis domiciliaria (diálisis peritoneal y, en mucha menor medida, hemodiálisis domiciliaria) y la sección de trasplante renal, tanto de órganos procedentes de donantes vivos como cadáver.

A todo ello se suma la consulta de Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA). Los especialistas en Nefrología alertan del aumento de las enfermedades renales como consecuencia de los malos hábitos de vida (obesidad, sedentarismo, estrés) que ocasionan hipertensión o diabetes, factores de riesgo clave en la aparición de la insuficiencia renal.

Se estima que un tratamiento de hemodiálisis al año supone un coste de 48.000 euros. Esta cifra baja a los 32.000 en el caso de la diálisis domiciliaria. Cuando alguno de estos enfermos puede recibir un trasplante renal, el coste del primer año es similar al de hemodiálisis, pero en los años sucesivos baja a 6.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.