Según ha destacado Martínez Arregui, con este Decreto se introduce la concesión de una "tarjeta provisional para menores de 18 años con diagnóstico de cáncer" que estén en tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque no tengan reconocida una discapacidad. De esta manera, Políticas Sociales muestra "su sensibilidad a la demanda trasladada por la Asociación Riojana de Familiares y Amigos de Niños con Cáncer (FARO) con la que la Consejería ha mantenido varias reuniones sobre este asunto", ha indicado.

La tarjeta de estacionamiento de vehículos para personas con discapacidad es un documento único, personal e intransferible que acredita el derecho de estas personas a estacionar lo más cerca posible del lugar de acceso o destino. Entre sus derechos se especifica, por ejemplo, la reserva de una plaza de aparcamiento en el lugar próximo al domicilio o puesto de trabajo o la posibilidad de parar o estacionar en zonas reservadas para carga y descarga. En ningún caso, sin embargo, esta tarjeta supone una autorización para estacionar en pasos y zonas peatonales, vados y salidas de emergencia.

El Decreto introduce, según la portavoz del Ejecutivo regional, como principal novedad la posibilidad de conceder una "tarjeta de estacionamiento provisional, de carácter extraordinario y atendiendo a razones humanitarias, por razón de enfermedad o patología de extrema gravedad".

Otra de las novedades del Decreto está relacionada con las condiciones de titulares de la tarjeta de estacionamiento, que ahora se "amplía e incluye a las personas que cuenten con una agudeza visual reducida", ha definido Martínez Arregui. En concreto, personas que muestren en su mejor ojo una agudeza visual igual o inferior al 0,1 con corrección, o un campo visual reducido a 10 grados menos. En todos los casos estos criterios deberán estar dictaminados por los equipos multiprofesionales de calificación y reconocimiento de grado de discapacidad.

Como ya se recogía en la normativa anterior, también podrán utilizar esta tarjeta los titulares de vehículos destinados exclusivamente al transporte colectivo de personas con discapacidad y en este caso, estará vinculada al número de matrícula del vehículo.

Por otra parte, el Decreto establece que "los principales centros de actividad de los núcleos urbanos deberán disponer de un mínimo de una plaza de aparcamiento reservada y diseñada para su uso por personas titulares de esta tarjeta por cada cuarenta plazas o fracción, independientemente de las plazas destinadas a residencia o lugares de trabajo" ha concretado Martínez Arregui.

Finalmente, se introducen novedades relativas al régimen de infracciones y sanciones, contemplando de forma expresa las infracciones leves, graves y muy graves.

CARACTERÍSTICAS DE LA TARJETA

Tal y como ha recordado la portavoz del Ejecutivo regional, la solicitud de la tarjeta se puede presentar "en cualquiera de las oficinas electrónicas del Gobierno de La Rioja y la concesión se llevará a cabo por el Centro de valoración de la discapacidad y dependencia de la Dirección General de Servicios Sociales". Incorporará elementos de seguridad para impedir su falsificación y el proceso deberá resolverse en un máximo de 6 meses.

La vigencia de la tarjeta se mantiene respecto a la anterior normativa autonómica, por lo que "se renovará cada cinco años", ha indicado Martinez Arregui, mientras el titular mantenga los requisitos exigidos para su otorgamiento, por lo que será necesaria "una nueva valoración del usuario". Las tarjetas emitidas con anterioridad a la entrada en vigor de este Decreto mantienen su validez hasta la fecha de vencimiento prevista en el documento original de expedición.

Según los datos del Centro de Valoración, en estos momentos están en vigor 1.827 tarjetas de estacionamiento en nuestra región, ha concretado la portavoz del Gobierno regional.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.