La Guardia Civil se hizo cargo del apuñalamiento
La Guardia Civil se hizo cargo del apuñalamiento GUARDIA CIVIL

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, hace una semana se tomó declaración en sede judicial a varias personas que estaban en aquel momento en el entorno del mercadillo de los martes, junto al que ocurrieron los hechos, así como, también en calidad de testigos, al alcalde de la localidad, Francisco Abril, y un responsable de la Policía Local, que llegaron al lugar minutos después, encontrando consciente al herido, quien pudo identificar a sus supuestos agresores.

Por este suceso, el Juzgado de Instrucción 4 ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, de uno de los dos jóvenes detenidos, mientras que el otro quedó en libertad con medidas cautelares.

Ambos están siendo investigados por un supuesto delito de tentativa de homicidio, si bien el primero es considerado el autor material de las aproximadamente diez puñaladas que recibió la víctima, motivo por el que se decretó su ingreso en prisión, según informaron en su día a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que detalló que al joven que quedó en libertad con cargos se le prohibió residir en el municipio de Deifontes, así como comunicarse o acercarse a menos de 200 metros de la víctima.

El hombre de 44 años que resultó herido en diversas partes del cuerpo estuvo ingresado en el área de Reanimación del hospital General de Granada, después de ser intervenido quirúrgicamente, y, una vez que recibió el alta, estuvo en el lugar de los hechos con la Policía Judicial para la reconstrucción de los hechos, y preparó la correspondiente documentación sobre las lesiones que sufrió para incorporarla a la causa.

Fue sobre las 13,30 horas del martes 19 de diciembre cuando un particular dio el aviso de que una persona permanecía en el suelo sangrando tras haber sufrido supuestamente una agresión con arma blanca, junto a la plaza del pueblo. El 112 movilizó a servicios sanitarios, Policía Local y Guardia Civil, que se hizo cargo de la investigación del asunto.

Este suceso está relacionado con una pelea entre familias de etnia gitana con armas de fuego en este mismo municipio el viernes anterior al apuñalamiento, después de varios días de tensión entre las mismas. Tras el tiroteo, en el que hubo heridos, se intensificó la presencia de efectivos del Instituto Armado para evitar altercados.

En este sentido, el subdelegado del Gobierno en Granada, Francisco Fuentes, presidió en el municipio una junta extraordinaria de seguridad tras lo cual hizo un llamamiento a la tranquilidad, y destacó la "eficaz" respuesta de la Guardia Civil, con "la rápida identificación y detención de los responsables y su puesta a disposición judicial".

Más de dos meses después de los hechos, la vida en el pueblo, de unos 3.000 habitantes, transcurre con normalidad, aunque sigue habiendo cierta tensión en las dos familias afectadas. Se levantó el dispositivo especial de seguridad que funcionó los días siguientes al tiroteo y el apuñalamiento, si bien la Benemérita continúa dando seguimiento a la evolución de la situación, han informado las fuentes cercanas al caso consultadas.

Consulta aquí más noticias de Granada.