Rajoy y Rivera
Mariano Rajoy y Albert Rivera, cuando firmaron en agosto su acuerdo de investidura. EFE

La relación entre PP y Ciudadanos pasa por uno de sus peores momentos, pese al pacto de legislatura firmado en 2016 y que para algunos ya está amortizado. Así quedó patente el jueves con motivo de la sesión de la comisión en el Senado, promovida por el PP, para investigar a todos los partidos; la tensión no hace más que crecer.

"Hola @Albert_Rivera, ¿Podrías confirmar a los españoles si has pagado, y cuánto, por ser candidato de @CiudadanosCs?", escribió el PP en su cuenta de Twitter durante la sesión. En ella, exmilitantes y expulsados de Ciudadanos, aseguraron que Anticorrupción miró "a un lado" ante sus denuncias de financiación ilegal del partido.

Dijeron, asimismo, que conocen varios casos en los que la campaña del partido para las elecciones autonómicas y locales de 2015 fue financiada con dinero de los candidatos, que compraban los primeros puestos de la lista. En particular, apuntaron a que en San Sebastián de los Reyes y en Fuenlabrada (Madrid) se pagaron 18.000 y 11.000 euros por estar en lo alto de las listas.

"Estimado @ignacioaguado: ¿puede confirmar a los madrileños si ha pagado (y cuánto) por ser candidato de @Cs_Madrid?", afirmaba el PP madrileño, también en las redes.

Ciudadanos no tardaba en contraatacar con otro mensaje: "Hola @ppopular. En Cs hacemos PRIMARIAS, sí, eso de poner urnas para que los militantes decidan. Ah, a vuestro tesorero ‘suizo’ se le escapó que un tal “M.Rajoy” cobraba mordidas en cajas de puros: ¿Es cierto? Saludos a vuestros 900 imputados por corrupción".


El partido de Albert Rivera publicó un documento sobre la "transparencia" de la formación en el que sugería, además, que el PP puede estar "ocultando" algo cuando no facilita al Tribunal de Cuentas los datos de ninguno de sus grupos institucionales.

Los partidos se cruzaron acusaciones durante todo el día. Por la mañana, en la inauguración de unas jornadas sobre desinformación, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, apeló a la responsabilidad de Ciudadanos para que la legislatura siga avanzando y se aprueben leyes como la presupuestaria.
 
Más incisivo fue el portavoz del PP, Rafael Hernando, para quien sería "una frivolidad" que Ciudadanos no apoyara los presupuestos del Estado porque crea que, de esta forma, puede lograr algún tipo de beneficio político. Por contra, Albert Rivera ha instado al PP a que "se ponga las pilas y gobierne".

Los demás grupos les culparon de tener paralizado el Parlamento. La portavoz del PSOE, Margarita Robles, ha criticado que el Gobierno no gobierna e incumple su obligación de presentar los presupuestos, mientras que ha afeado a Ciudadanos estar por un lado planteando una reforma electoral cuando por el otro "paraliza" la vida parlamentaria.

Irene Montero, de Unidos Podemos, también ha criticado al Gobierno por vetar la mayoría de las iniciativas de los grupos parlamentarios, aunque ha admitido que su sensación es que PP y Cs seguirán en esa línea. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha ido más allá, porque no se acaba de creer el distanciamiento entre Cs y el PP.