Así lo ha confirmado este jueves el secretario general de FICA-UGT, Juan Carlos López, que ha precisado que, después de cuatro meses con un ERE temporal y con la fábrica "en preconcurso de acreedores", una representante legal de la compañía ha comunicado este jueves al Comité de Empresa en una "breve" reunión el inicio del expediente para el despido de toda la plantilla.

López ha apuntado que la decisión afecta a 103 trabajadores, ya que la fábrica contaba con unos 105, pero varios con contratos eventuales habían salido de la empresa en las últimas semanas.

Los sindicatos habían negociado un Expediente de Regulación de Empleo temporal con esta compañía, integrada en el grupo gallego Invertaresa -según figura en la web www.invertaresa.com, que tuvieron que aceptar ya que López ha explicado que era la manera para garantizar que los empleados cobraran, pues "desde hace más de un año había problemas con los pagos de la nómina, que se retrasaban una, dos o tres semanas".

El ERTE, que ha durado cuatro meses, concluía su vigencia precisamente este jueves y, según el representante sindical, "se preveía que el desenlace iba a ser malo" y que habría despidos, pero no que llegarían a afectar a la totalidad de la plantilla.

"Tampoco nos han dicho mucho más, y estamos muy molestos tanto el Comité como los representantes de UGT porque la empresa no ha dado la cara, ha venido una abogada que decía que tenía poderes", ha explicado López, y que ha asegurado que "presentaba este expediente porque no había trabajo".

La fábrica trabaja en la construcción de material que se usa para las catenarias de las vías de ferrocarril o los postes de electricidad y, según la web de Invertaresa es "la compañía industrial de referencia a nivel nacional e internacional en la fabricación de estructuras metálicas, herrajes y accesorios".

El grupo cuenta con otras dos plantas en España, las de Isowat y Aplihorsa en La Coruña y tiene filiales también en Marruecos y Sudáfrica.

López ha añadido que la empresa estaba "en preconcurso de acreedores" y se llegó a plantear la entrada de un inversor que "necesitaba ganar tiempo para articular su entrada, la parte del negocio que iba a coger y vinieron auditores". Sin embargo, ha reprochado, que les han "tomado el pelo como a chinos".

En definitiva, Juan Carlos López ha incidido en la "mala noticia" que supone esta decisión para Medina del Campo, pues muchos de los trabajadores llevan en Made "toda la vida" y supone la pérdida de "más de 100 puestos", además de la incidencia que puede tener para las empresas de la zona que son proveedores de esta fábrica.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.