Marcos Rosa, el joven onubense enfermo de leucemia.
Marcos Rosa, el joven onubense enfermo de leucemia. Europa Press/Archivo

Según han informado fuentes familiares, el trasplante ha ido bien, aunque ahora hay que esperar que "su cuerpo no lo rechace". Se trata, según ha señalado el propio Marcos, de "una batalla más para salvar su vida", aunque reconoce que ha pasado "unos días difíciles", así como que tiene ganas de ver cómo asimila su cuerpo el trasplante.

El pasado 25 de enero, en declaraciones a los periodistas en la Plaza de las Monjas, cuando recibió la noticia que tenía donante, Marcos Rosa, quien lleva arrastrando la enfermedad desde que tenía 17 años y en la que ha recaído por segunda vez, destacó la importancia de donar porque "no es doloroso como la gente piensa, salva vidas y merece la pena".

"Tengo muchas ganas de entrar en ese mes tras el trasplante que consistirá en una recuperación de células madres de la sangre del donante y me la traspasarán a mí", señaló Marcos, quien aseguró que "no es ninguna operación y no hay riesgo".

En este punto, aclaró que "realmente no es doloroso donar médula como la gente piensa, aunque sí hay que pasar por un proceso para la realización de varias pruebas y comprobar esa persona está sana y eso es tiempo que esa persona tiene que dar", pero insistió en que "se realiza sentado en una silla y que si se pone en una balanza salvar vidas o pasar media hora de mareos tras donar o dos días con un poco de anemia, merece la pena".

Sobre el donante compatible, sólo sabe que es una persona joven y nacida en Alemania y remarcó que los resultados de sus últimas pruebas dicen que tiene un 0,003 por ciento de leucemia.

Consulta aquí más noticias de Huelva.