Las labores de limpieza de la cavidad tienen como finalidad realzar su belleza y minimizar los impactos que se producen con las visitas turísticas. Estos trabajos han consistido en el baldeo de los empedrados de los pasillos y en la retirada de los sedimentos, monedas y otros residuos de los visitantes, que se depositan en las formaciones subacuáticas de los lagos del segundo nivel (gours), ha informado el Consistorio en su página web, consultada por Europa Press.

Para ello, se han trasvasado los lagos y se han aspirado los fondos con una nueva aspiradora industrial recientemente adquirida por el Consistorio. Para el baldeo se ha utilizado una manguera igualmente nueva, de 100 metros de longitud y material de caucho, que no se dobla y facilita la labor en el interior de la cavidad.

Asimismo, se ha llevado a cabo un trabajo previo de eliminación de algas, el denominado 'mal verde'. Este último es uno de los principales problemas que se genera en la cavidad ya que el alto grado de humedad y los focos eléctricos favorecen el crecimiento de algas y musgos sobre las formaciones o espeleotemas.

Para combatirlo, informan desde el Ayuntamiento, hay una serie de medidas de prevención establecidas por los estudios de impacto ambiental que realiza la Universidad de Granada. A pesar de ello, el 'mal verde', uno de los problemas de conservación en todas las cuevas turísticas, se genera, por lo que hay que actuar periódicamente para garantizar la preservación de esta joya natural.

Todo estos trabajos se realizan siguiendo las indicaciones de los informes generados por los geólogos de la Universidad granadina y siguiendo unas estrictas normas de conservación.

Esta labor de mantenimiento la realiza personal de la gruta -guías turísticos- dedicado específicamente a este trabajo a lo largo del año un día en semana y durante este mes intensivo de limpieza a fondo, que se realiza una vez al año.

Con estas medidas, además de aportar calidad a la visita, se apuesta por un uso turístico sostenible y se realza la belleza de la Gruta de las Maravillas, claramente visible en los días posteriores a la actuación e incrementada por la presencia de las infiltraciones de agua de las últimas lluvias, que aportan vida y sonido a la cueva, haciendo de estos meses una época propicia para visitarla.

Consulta aquí más noticias de Huelva.