Juez
Juez PIXABAY

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número de 1 de Valencia ha acordado la libertad con medidas cautelares del hombre detenido el pasado domingo en València por encerrar a su mujer en una habitación sin apenas proporcionarle comida durante un mes, maltratarla y agredirla sexualmente.

Esta decisión del juez se produce después de que la víctima ingresara en un centro de protección a petición propia, lo que lleva al magistrado a consdierar que "han cesado las circunstancias que llevaron" al arresto del agresor, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana. 

Ninguna de las acusaciones solicitó otra medida cautelar más severa, según el TSJ, que ha precisado que el hombre queda investigado en una causa abierta por un delito de maltrato habitual y otro de agresión sexual.

En su auto, el magistrado prohíbe al presunto agresor acercarse a su pareja a menos de 300 metros y comunicarse con ella por ninguna vía mientras dure la investigación.

Esta medida de protección, a la que no se opuso ni el investigado ni su abogado, pretende, según consta en la resolución judicial, "evitar una escalada en la violencia y nuevos episodios de amenazas o malos tratos".

El juez ha dado instrucciones a la Policía Nacional indicándole las medidas que ha de adoptar para garantizar la efectividad de esta medida de protección.

Además se ha comunicado la situación de la denunciante al Colegio de Abogados de Valencia para que le proporcione asistencia jurídica y a la Oficina de Ayuda a las Víctimas de la Generalitat para que le preste asistencia psicológica y social.

La denuncia, que inicialmente se iba a resolver en un juicio rápido por un presunto delito de maltrato, se tramitará finalmente como procedimiento ordinario para practicar diligencias encaminadas a esclarecer si hubo agresión sexual, como relata la víctima.

Ante la inexistencia de lesiones físicas evidentes ni de parte médico que sirva de soporte a las acusaciones por agresión, el Juzgado ha pedido que los forenses valoren a la víctima y ha citado a declarar a varios testigos, según el TSJ.

Según informó ayer la Policía, el hombre, de 36 años, fue detenido en el distrito Marítimo de Valencia por tener aislada durante un mes a su esposa en una habitación sin proporcionarle apenas comida y prohibirle salir de casa, así como obligarla a realizar actos sexuales y pegarle puñetazos por todo el cuerpo ante sus negativas.

El detenido, de origen marroquí, fue puesto a disposición judicial como presunto autor de los delitos de agresión sexual, detención ilegal y malos tratos en el ámbito familiar.

La mujer denunció al marido después de conseguir huir del domicilio familiar al marcharse el hombre a su puesto de trabajo.

Consulta aquí más noticias de Valencia.