Un agente de la Guardia Civil en una finca
Un agente de la Guardia Civil en una finca ARCHIVO

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, una mañana de noviembre de 2012, el procesado acompañado de un grupo de personas que no han sido identificadas, con la intención de "obtener un beneficio económico y patrimonial ilícito", presuntamente entraron en el campo, "sin consentimiento" de la progenitora, ni el arrendatario, y "se apoderó de 1.413 kilos de aceitunas".

Por otra parte, un día después, el acusado en compañía del grupo de personas no identificadas supuestamente entró de nuevo en el campo y "se apoderó de 895 kilos de aceitunas, que entregó en una almazara a su nombre", según detalla el fiscal.

En este sentido, las aceitunas robadas han sido valoradas en unos 900 euros, al tiempo que el propietario reclama la indemnización correspondiente.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.