El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha mostrado su satisfacción por el impulso en la construcción de 80 alojamientos de alquiler con servicios comunes en el barrio de Las Fuentes, un proyecto que cuenta con el apoyo además del PSOE y CHA.

Sanstisteve, junto al concejal de Vivienda y Deporte, Pablo Híjar, y la presidenta del distrito de Las Fuentes, Marta Aparicio (PSOE), han colocado la primera piedra de este proyecto.

Tras una explicación técnica del proyecto, los asistentes han introducido en la urna una serie de cartas, dibujos y presentes, además de mensajes al futuro realizados desde la Casa de Juventud del barrio, el Centro Municipal de Tiempo Libre , la Ludoteca y el Centro de Convivencia.

El edificio se localiza en la calle Fran Luis Urbano, número 92, y es el primero en ejecutarse del plan para el aumento del parque municipal de vivienda diseñado por el Gobierno de Zaragoza en Común (ZEC) y que pretende promover en seis años un mínimo de 141 alojamientos con servicios comunes y 180 viviendas de alquiler social.

"Estoy muy satisfecho del avance en estos alojamientos, después de tres meses de inicio de los trabajos, y una vez concluidos se incorporarán al parque público de vivienda y dentro de un modelo comunitario que considera a los colectivos vulnerables", entre los que ha citado jóvenes con trabajos precarios, personas mayores que viven solas y mujeres que mantienen a sus hijos en situación de soledad y vulnerabilidad económica y de todo tipo, ha precisado.

EVITAR ESTIGMATIZACIÓN

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde de la capital aragonesa ha señalado que "pensando en estos colectivos sociales se articulan estas viviendas con unos servicios comunes recreativos y compartir usos y estancias para conocerse".

Santisteve ha destacado que se integran diferentes edades y procedencias que permite el enriquecimiento y "evitar estigmatizar poblaciones en función de su edad o situación económica", ha confiado.

Las obras terminarán en la primavera de 2019, aproximadamente dentro de un año, después de invertir cerca de 6 millones de euros, y además del aspecto social también conlleva una mejora urbanística en el entorno del parque de Torre Ramona.

Las obras las realiza la empresa Dragados, el proyecto ha sido redactado por Ángel Comeras y genera unos cien puestos de trabajo. Los préstamos se han acordado con la Caja Rural de Soria, la Caja Rural de Teruel y por primera vez el Ayuntamiento ha acudido a Fiare Banca Ética.

REQUISITOS

El concejal de Vivienda y Deporte, Pablo Híjar, ha explicado que "este nuevo tipo de alojamiento residencial que no existía en Zaragoza es habitual en el resto de Europa" en el que se hay servicios comunes compartidos.

Los inquilinos serán unidades familiares con pocos miembros y el método de adjudicación cumplirá dos premisas. Una de ellas será de acuerdo con el tejido asociativo del barrio, atendiendo a su situación y de conformidad con el Centro Comunitario de Servicios Sociales, y la otra premisa atenderá a los ciudadanos inscritos en la bolsa de alquiler social.

"Son alojamientos y se podrá valorar la gente apuntada en la bolsa de vivienda para su admisión en estos 80 alojamientos", ha subrayado Híjar para aclarar que este proceso de selección comenzará al término de las obras. Será entonces también cuando se podrán definir algunos de los usos comunes.

"Se trata de un proyecto conforme a la población envejecida y los jóvenes con dificultades de arraigo en el barrio porque la gente joven ha sido expulsada y se ha ido al extrarradio de la ciudad", ha lamentado.

Podrán acceder unidades familiares que tengan necesidad de vivienda, dispongan de unos ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el IPREM y cuenten con unos ingresos mínimos anuales que permitan el pago del importe del alquiler mínimo establecido por Zaragoza-Vivienda, que en la actualidad son 85 euros al mes, siempre que dicha cantidad no supere el 20 por ciento de los ingresos.

USOS COMUNES

Entre los usos comunes contará con bar-cafetería y sala de rehabilitación porque "tendrá centralidad en la gente mayor", también habrá una sala de rehabilitación y sala de informática, además de un salón de estar multiusos para ver la televisión e impartir charlas.

"Tendrá muchas posibilidades, incluso las que los usuarios llenen de contenido porque queremos el mayor grado de autogestión", ha añadido Híjar.

Asimismo, ha apostillado que servirá para cerrar la zona de la ciudad no solo en el ámbito de los derechos sociales, sino en el campo del urbanismo porque en esta zona de Torre Ramona se habilitarán aparcamientos y un espacio verde que invitará a entrar al bar-cafetería, abierto al público.

COMPROMISO

Además este proyecto "responde al compromiso adquirido con el tejido asociativo vecinal del barrio y a los acuerdos con el PSOE, y no se entiende que este proyecto siga adelante, mientras que Pontoneros, con una visión parecida, quede en agua de borrajas", ha comparado el alcalde.

"Ahí estamos cumpliendo los compromisos con las fuerzas políticas que nos apoyaron la investidura", ha incidido Pedro Santisteve para confiar en que el cambio en la representación de las sociedades municipales "suponga una agilización".

PONTONEROS

Pablo Híjar ha anunciado que el proyecto de 63 apartamentos con usos comunes podría llevarse para su aprobación al consejo de administración de la sociedad municipal Zaragoza-Vivienda del próximo mes de marzo.

Posteriormente, se tendrían que acometer más trámites, ha recordado el concejal al PSOE y CHA, como votar la licencia en la Gerencia de Urbanismo y otras decisiones. "Seguimos tendiendo la mano para hacer políticas de izquierdas con PSOE y CHA. Y dejemos ya este estilo de guerra que no le importa a los ciudadanos porque aquí se está haciendo una obra que llevan 30 años esperando y hemos sido capaces de ponerlas en marcha".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.