Last Men in Aleppo película documental Óscar
Fotograma del documental 'Last Men in Aleppo', nominada a los Óscar. LAST MEN IN ALEPPO (FOTOGRAMA)

El productor y uno de los protagonistas del documental Last Men in Aleppo, que está nominado a los Óscar, aseguraron este jueves al medio The Hollywood Reporter que no podrán acudir a la gran gala del cine en Los Ángeles y culparon de esta situación a las autoridades de Siria y Estados Unidos.

Kareem Abeed, de nacionalidad siria, es uno de los productores del documental, mientras que su compatriota Mahmoud Al Hattar es uno de los miembros de la Defensa Civil Siria, más conocidos como Los Cascos Blancos y que son los principales sujetos del documental Last Men in Aleppo acerca de la guerra en Siria.

Abeed y Al Hattar afirmaron que no podrán asistir a la 90º edición de los Óscar, que se celebrará el próximo 4 de marzo en Los Ángeles, por problemas con su visado y con su pasaporte.

En el caso de Abeed, el equipo de Last Men in Aleppo emitió una solicitud de visado para él, que tiene pasaporte sirio pero que reside actualmente en Turquía.

Según su relato, las autoridades de Siria le citaron para una entrevista el 2 de marzo, solo dos días antes de los Óscar, por lo que su participación en los premios sería prácticamente imposible aunque consiguiera la aprobación.

El caso de Al Hattar es más complicado todavía, ya que se encuentra en Alepo (Siria) y además se le ha negado el pasaporte.

Además de los escollos por parte de las autoridades sirias que tendrían que superar, ambos deberían obtener el permiso de EEUU, algo improbable debido al veto migratorio impuesto por el presidente Donald Trump para restringir la entrada de los nacionales de Siria, Chad, Irán, Libia, Somalia, Yemen, Venezuela y Corea del Norte.

El equipo de Last Men in Aleppo ha intentado que el Departamento de Estado de EEUU actúe en favor de Abeed y Al Hattar, pero por ahora no ha obtenido una respuesta favorable.

Además, la Academia de Hollywood, que organiza cada año los Óscar, presentó una carta en la que respaldaba la solicitud de Abeed para viajar a Estados Unidos.

"Salvo que suceda un milagro"

"Kareem, mi productor y compañero de nominación, no puede venir a Estados Unidos por el veto migratorio de Trump", dijo Feras Fayyad, uno de los directores de Last Men in Aleppo.

"Salvo que suceda un milagro, no estará en los Óscar conmigo. Somos artistas y sólo queremos compartir nuestras historias y nada más. Es muy triste y no tendremos la oportunidad de compartir la suya", añadió.

El cineasta aseguró que el Gobierno sirio no quiere facilitar los pasaportes y los visados porque están empleando "la misma acusación" que usa Rusia, que sostiene que Los Cascos Blancos "trabajan con un grupo terrorista".

"El Gobierno sirio está bajo el control de los rusos", agregó.

Por su parte, Al Hattar mostró su decepción por no poder usar la plataforma de los Óscar para condenar a "Rusia, a (el presidente sirio) Bachar Al Asad y a todos los que representan a las autoridades y suministran armas para reprimir a la gente de Siria".

"Quería estar en el escenario de los Óscar para decir: 'Es hora de terminar esta guerra y de detener a quienes usan su poder para destruirnos'", dijo.

Last Men in Aleppo, codirigido por Feras Fayyad, Steen Johannessen y Hasan Kattan, hace un recorrido por el día a día de unos voluntarios de la Defensa Civil Siria (los Cascos Blancos), que prestan labores de rescate en esta urbe del norte de Siria.

Este filme ganó el premio del jurado al mejor documental en el Festival de Cine Independiente de Sundance y en los Óscar aspira a llevarse la estatuilla al mejor largometraje documental.