José Carlos Jimeno, Daniel Alastuey y José Juan Arcéiz.
José Carlos Jimeno, Daniel Alastuey y José Juan Arcéiz. EUROPA PRESS

En una rueda de prensa este jueves, 15 de febrero, en Zaragoza, el secretario general de UGT-Aragón, Daniel Alastuey, acompañado por el secretario general de la Sección Sindical de UGT Opel España, José Carlos Jimeno, el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) UGT-Aragón, José Juan Arcéiz, ha subrayado que el anuncia del plan industrial ha superado las "expectativas".

Por ello, ha insistido en la importancia de que se reúna la mesa del automóvil y funcione de forma continuada, con el objetivo de tratar todos los temas que afectan a este plan industrial, como la formación de futuros trabajadores en nuevas tecnologías necesarias ante la llegada del coche eléctrico, reconversión industrial o la necesidad de adaptar la Comunidad a la circulación de vehículos eléctricos.

"Las empresas son las que tienen que empezar a decir el tipo de profesionales que necesitan, además tenemos que ser capaces de generar energía barata y adaptar los edificios a la recarga de coches eléctricos", ha precisado. El Opel Corsa eléctrico empezará a salir de Figueruelas en 2020, pero para ello la planta tiene que empezar a prepararse con un año de antelación.

Durante este tiempo, la ingenierías deben acercarse a Figueruelas para la preparación del vehículo y las empresas auxiliares empezarán a necesitar mano de obra con otra cualificación más centrada en las nuevas tecnologías. Por ello, ha recalcado la importancia de que se empiece a trabajar ya desde la mesa de la automoción.

Por otra parte, ha recordado que el anuncio de PSA se ha realizado gracias a que la dirección y el comité de empresa de la planta de Figueruelas han llegado a un acuerdo laboral. Ha indicado que esta situación ha demostrado el valor del diálogo social y ha evidenciado que se trata de una buena noticia para toda la industria de Aragón: "Si ayer Opel no hubiera hecho este anuncio la revolución industrial nos hubiera pasado de largo".

Ha destacado que el Corsa será el primer coche eléctrico que se ensamblará en Opel y en España. "El valor de la negociación colectiva ha hecho posible que este plan este aquí", ha reiterado.

CAPACIDAD DE LLEGAR A ACUERDOS

En este contexto, el secretario general de la Sección Sindical de UGT Opel España, José Carlos Jimeno, ha agradecido a la plantilla de Opel, y en especial a los afiliados de UGT, su capacidad de llegar a acuerdos. Sobre la situación de los trabajadores, aunque ha reconocido que han tenido que hacer concesiones, ha expuesto que en la planta de Figueruelas no hay ningún trabajador eventual.

"Hay salarios de entrada más bajos, pero por encima del convenio del metal, y aunque el salario de entrada es inferior en ocho años se alcanza el mismo nivel que el de cualquier otro trabajador", ha relatado.

Además, el plan industrial va a suponer un incremento del empleo, ya que después de verano podría ser necesario poner un cuarto turno de fin de semana, que ya se empezó a acordar en el convenio colectivo, que supondría trabajo para 500 personas. En principio, en 2019 la llegada del nuevo Corsa supondrá otro turno de noche con la incorporación de unas 700 personas, aunque son datos que pueden variar en función del comportamiento del mercado.

Asimismo, Opel anunció ayer que la factoría podría llegar a producir 600.000 vehículos, por encima de las previsiones de los propios sindicatos y que supondría que fuese una de las plantas con más producción "del mundo", lo que también supondría un incremento en el empleo.

Los 478.000 coches que produce la factoría es trabajo de lunes a viernes, con 15 turnos, tres diarios, por lo que todo lo que pase de ahí tiene que ser con jornadas adicionales o turno de fin de semana.

Por otra parte, José Carlos Jimeno ha considerado que el precio del coche eléctrico debe ajustarse, tiene que ser lo suficientemente atractivo para que lo consuman la mayoría de los ciudadanos.

UNA OPORTUNIDAD "TREMENDA"

El secretario general de la FICA UGT-Aragón, José Juan Arcéiz, ha remarcado que el Corsa eléctrico es una oportunidad "tremenda" para la Comunidad autónoma, dado que significa un avance tecnológico importante. Ha matizado que se trata de la entrada en la siguiente revolución industrial, por lo que ha incidido en que el sector tiene que aprovechar esta oportunidad.

La llegada del coche eléctrico, ha continuado, supone que las auxiliares también tienen que desarrollar nuevas tecnologías y necesitarán que el personal esté formado en ellas. "Es urgente que se convoque la mesa del automóvil, poner encima de la mesa todos los empleos que urgen en esta nueva etapa y hablar de formación".

Ha opinado que hay que impulsar Formaciones Profesionales que ayuden a cubrir los nuevos puestos de trabajo que se van a generar en la Comunidad con la llegada del coche eléctrico. "Es fundamental que todos nos pongamos a trabajar cuanto antes".

Ha relatado que las piezas de coches eléctricos van a ser diferentes y van a entrar de lleno en los tecnologías de la navegación. Ha afirmado que la industria auxiliar tiene que hacer un "tránsito" y en ayuda a los gobiernos, ya que hay que realizar una "reconversión" y mantener buenas infraestructuras de comunicación para poder exportar los vehículos.

Ha señalado que puede que haya empresas auxiliares que pierdan el contrato con todos estos cambios, por lo que ha incidido en la importancia de la subrorración de empresas para que no haya competencia desleal y, además, cuente ya con trabajadores formados.

Para las auxiliares, ha comentado que el impacto del Corsa es de 300 millones de euros en compras anuales y los proveedores tendrán que invertir unos 42 millones de euros. Ha incidido en que el 90 por ciento de las compras a proveedores tienen que ser en el 'Polo Ibérico' de PSA -Zaragoza, Vigo, Mangualde (Portugal) y Villaverde-.

"De la mesa de la automoción tienen que salir ideas y acciones. Habría que estar hablando ya en esta mesa de la formación y cambios que necesitamos", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.