Guindos
 El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante el Pleno del Congreso de los Diputados EFE/ J.J. Guillén

El proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario ha superado este jueves su primer examen en el Congreso tras rechazar el Pleno del Congreso la enmienda a la totalidad presentada por Unidos Podemos, con la que el grupo confederal pretendía sustituir la iniciativa legislativa del Gobierno.

Para superar el debate de totalidad y rechazar la enmienda de la coalición de izquierdas, el Gobierno ha contado con el respaldo de PP, Ciudadanos, PDeCAT PNV, UPN, Coalición Canaria y Foro Asturias, mientras que PSOE y Nueva Canarias han optado por abstenerse. La propuesta de Unidos Podemos únicamente ha contado con el respaldo de Esquerra Republicana, Compromís y EH Bildu. Guindos ya anunció durante la presentación de la iniciativa en noviembre que el Gobierno contaba con los apoyos suficientes.

Sin embargo, la oposición ha forzado que la tramitación parlamentaria de la norma tenga que acabar en el Pleno del Congreso antes de ser remitida al Senado, y no en la Comisión de Economía, como querían PP, Ciudadanos y CC. Ello exigirá al PP buscar más apoyos dada la diferente aritmética parlamentaria de las dos instancias.

La norma, que supone la trasposición de la directiva europea de créditos hipotecarios, tenía que haberse aprobado antes de marzo de 2016. Al no haberse cumplido este trámite, España tiene abierto un procedimiento de infracción, aunque el Gobierno confía en poder aprobar la norma antes de que finalice el proceso a fin de evitar una posible multa.

La ley triplica los intereses de demora

La propuesta del Gobierno amplía el límite de los bancos a la hora de ejecutar una hipoteca (ahora puede hacerlo con tres meses de impago), facilita la conversión del préstamo con interés variable a fijo y obliga a la entidad a comunicarle en detalle todo tipo de cláusulas, como cláusulas suelo, y a asegurar que el cliente, notario mediante, se declare conocedor de su naturaleza y de su comportamiento ante diferentes escenarios.

La propuesta del Gobierno también establece nuevos plazos al vencimiento anticipado de una hipoteca y limita los intereses de demora a tres veces el interés legal vigente. Una cuantía que triplicaría el pago de intereses que actualmente está decidiendo la jurisprudencia del Supremo.