Así lo han indicado a Europa Press fuentes municipales, quienes han señalado que se trabaja de forma paralela en los dos procedimientos para que, una vez culminados, puedan elevarse a aprobación definitiva conjuntamente e iniciar los trabajos en la zona conforme a los planes para la reforma interior de este núcleo urbano donde se prevén nuevos viales.

En relación al procedimiento de expropiación, hasta ahora se han identificado a 50 de los 108 propietarios de fincas incluidas en las expropiaciones, de los que diez han efectuado alegaciones en relación a la titularidad de los inmuebles o espacios, así como sobre la valoración que se ha efectuado sobre los bienes.

El Ayuntamiento trabaja con el Registro de la Propiedad para tratar de identificar y localizar al resto de titulares a los que notificar la expropiación de las fincas, para lo que se ha abundado en gestiones más exhaustivas que permitan recopilar los datos sobre estos propietarios a fin de realizar una comunicación directa.

Las pretensiones pasan por que entre finales de abril y principios de mayo se cuente con una relación de propietarios a los que proponer los precios de las expropiaciones para adquirir los inmuebles con plenas garantías jurídicas, de manera que se puedan emitir las primeras resoluciones y actas de pago con aquellos con los que se alcance un acuerdo en conformidad.

Mientras, aquellos que contradigan el precio propuesto por el Ayuntamiento deberán formular oposición y acudir a la comisión provincial de valoraciones para que se efectúe un justiprecio, ante el que también podrán alegar por vía judicial si bien este trámite no evitará que se produzcan las expropiaciones de forma definitiva.

Si bien no se han facilitado plazos al respecto, la tramitación administrativa apunta a que las labores sobre el terreno, con las expropiaciones formalizadas y el proyecto de reurbanización aprobado definitivamente, podrían darse ya entrado el tercer trimestre de este año.

Cabe recordar que el valor calculado para las indemnizaciones asciende a la cantidad de 1.554.487 euros, cantidad que se verá incrementada en el cinco por ciento por afección o el diez por ciento por avenencia hasta los 1,7 millones de euros.

RESIDENTES CON DERECHO DE REALOJO

De forma paralela dentro del mismo procedimiento, el Ayuntamiento trabaja en alcanzar un acuerdo con 13 residentes de viviendas con derechos de realojo a los que se proporcionará una vivienda dentro de la misma zona acorde con sus necesidades en función del número de personas acreditadas como moradores -lo que podría conllevar la construcción de un edificio en la calle Molino- o, en su defecto, se les abonará del valor de dicha vivienda para su libre disposición.

Igualmente, se han identificado a menos de una decena de residentes de viviendas ocupadas pero sin derechos para los que se buscará una solución habitacional en colaboración con los servicios sociales del Ayuntamiento.

En cuanto al proyecto de urbanización, este se ejecutará a través de las determinaciones establecidas en su plan especial de reforma interior e incluirá las conexiones con el entorno, sentido en el que se prevé una inversión de unos 1,1 millones de euros a financiar con fondos Edusi, según los datos que maneja el equipo de gobierno.

La ordenación prevista plantea una actuación sobre una superficie total de 8.878 metros cuadrados, con una edificabilidad de 10.334 metros cuadrados de techo, para un total de 106 viviendas y locales comerciales, incluyendo igualmente la regularización de la red viaria, así como nuevas dotaciones y espacios libres, incrementadas en más del doble de lo exigido. La urbanización, una vez aprobada, contará con un plazo de ejecución de ocho meses.

El presupuesto total de inversión previsto para esta actuación, que incluye tanto las indemnizaciones como las obras de urbanización previstas para el desarrollo de la zona, es de 2.384.932 euros. La gestión del procedimiento de actuación para esta zona está encomendada a la empresa municipal 'Almería XXI'.

Consulta aquí más noticias de Almería.