Las delegaciones de PSOE y Cs, reunidas este miércoles en el Congreso de los Diputados.
Las delegaciones de PSOE y Cs, reunidas este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE

El PSOE se desmarca de la reforma electoral que quieren Podemos y Cs, que coinciden en la necesidad de mejorar la proporcionalidad en el reparto de escaños en el Congreso y plantean modificar la LOREG con ese propósito como punto central -es, de hecho, el único aspecto en el que morados y naranjas están de acuerdo ya de partida-. Los socialistas no descartan una reforma "integral" de la ley, pero insisten en que no se puede "estar con la calculadora" y acusan a Cs de priorzar sus intereses de partido.

La primera reunión entre PSOE y naranjas para abordar una posible modificación de la LOREG, celebrada este miércoles en el Congreso, concluyó, por tanto, sin acuerdo. La portavoz de los socialistas en el Congreso, Margarita Robles, dijo que "la impresión final es que Cs está más preocupado por obtener un mayor número de escaños que por las necesidades de los ciudadanos", y que su grupo no trabajará "en función de intereses partidistas".

Para el PSOE, habría que "priorizar" la reforma electoral en aquello que "importa a los ciudadanos", como el voto rogado o el voto de personas con discapacidad. En segundo término, debería hablarse de temas como desbloquear las listas o hacer listas cremallera, "y solo en último lugar", agregó Robles "pueden percibir los ciudadanos que estamos con la calculadora". "En la calle nunca me han hablado de la fórmula d'Hondt [la que se emplea para repartir los escaños]", ironizó.

Robles instó así al resto de partidos a abordar la reforma electoral en la subcomisión que se creó en esta legislatura a tal efecto, a hacer un "trabajo serio" y a dejar la "brocha gorda", y a aparcar las reuniones que únicamente buscan "la foto". Los socialistas consideran que se han generado unas expectativas que no se corresponden con las posibilidades reales de sacar adelante unas reformas de estas características, y no apoyarán modificar la LOREG para alterar únicamente la fórmula que determina el reparto de escaños.

José Manuel Villegas (Cs), por su parte, insistió en que la reforma electoral es un "tema prioritario" para su partido, y se dijo sorprendido de que el PSOE no comparta esa urgencia. "No queremos pensar que el PSOE se vaya a quedar en el inmovilismo y se vaya a negar a reformar la ley electoral (...). España se merece una ley más moderna, más justa", comentó Villegas, quien recordó que los socialistas llevaban en su programa electoral el compromiso de mejorar la proporcionalidad en el Congreso.

"Esperamos que el PSOE haga una reflexión y haga caso a su propio programa", dijo Villegas, quien también afeó a los socialistas que emplearan la reunión de este miércoles para plantear a Cs cuestiones como los vetos parlamentarios o la renovación de RTVE, que a su juicio emplearon de "excusa" para no abordar la reforma de la LOREG. "Si pones otros temas, haces imposible avanzar en el tema reunión, que es la reforma electoral. Esta primera posición del PSOE parece de bloqueo", lamentó el portavoz del partido naranja.

El pasado miércoles 7 de febrero, Podemos presentó su propuesta de reforma electoral, en la que mantiene la circunscripción provincial pero sustituye la fórmula de reparto actual, la D'Hondt, por la más proporcional Saint-Lagüe. Con ella, el PP -que ahora tiene el 39% de los escaños con el 33% de los votos- perdería 15 actas en el Congreso, el PSOE pasaría de 85 a 84, Unidos Podemos ganaría seis diputados y Cs saltaría de 32 a 44 representantes.

Un día después, el partido morado y Cs se reunieron, y constataron que comparten un objetivo central: que el reparto de escaños sea más proporcional. Ambos manifestaron aspirar, incluso, a que la modificación de la norma pudiera aprobarse este mismo año, aunque para eso necesitan también al PSOE, que por boca de su número dos, Adriana Lastra, descartó ya entonces apoyar ninguna reforma si no están "todos los grupos parlamentarios mayoritarios".

Cs, por su parte, incluía en su programa electoral una propuesta que implicaba una mejora de la proporcionalidad pero haría necesaria una reforma de la Constitución, pues acaba con la circunscripción provincial. El partido naranja dice ahora que esa modificación de la Carta Magna parece imposible esta legislatura, por lo que no descarta, una vez acabada la actual ronda de contactos, elaborar otra propuesta que pueda aprobarse en el Congreso simplemente por mayoría absoluta.

"Si no hay consenso es la reforma constitucional, estamos dispuestos a otras fórmulas, siempre que permitan avanzar en los principios que consideramos prioritarios", afirmó este miércoles Villegas. Tras la citada primera reunión entre Podemos y Cs, la pasada semana, y la de este miércoles entre PSOE y Cs, el partido naranja se citará el próximo miércoles con el PP. PSOE y Podemos también tienen previsto un encuntro, al que se llegará con pocas expectativas de acuerdo y para el que no hay ninguna fecha cerrada.