Los trabajos curativos se están realizando en aquellas ubicaciones donde ha aparecido alguna bolsa de procesionaria, sobre todo en el interior de las masas arbóreas de difícil accesibilidad para el cañón pulverizador utilizado para la acción preventiva.

Por lo general, no se trata de zonas amplias, sino de puntos concretos en parques forestales donde, en muchos casos, se han eliminado las bolsas manualmente, según han informado desde el Ayuntamiento a través de un comunicado.

Han explicado, además, que en algunas de las ubicaciones en las que se han detectado la presencia de bolsas de procesionaria se ha resuelto la situación mediante el uso, por parte de personal cualificado, de un cañón pulverizador, equipo de alta presión y termonebulizador con betacifutrin al 2.5 por ciento.

Además, se le añade un aminoácido que aumenta la capacidad de adherencia del caldo a la superficie del árbol. El tiempo de permanencia se reduce al secado del producto en la superficie del árbol, no resultando nocivo para los seres vivos.

Las zonas en las que se ha intervenido son las el parque forestal Monte Gibralfaro, en el sendero zona sur por debajo del parador y la parte baja de la calle Mundo Nuevo; el parque forestal El Morlaco, en la zona puntual en la parte baja del parque y repaso de los parques caninos por precaución, ya que son los lugares donde más gente se concentra; y en el parque forestal Monte Victoria, en el límite zona norte, por el camino de los almendrales.

Asimismo, han precisado que otras zonas donde las bolsas se han retirado manualmente con tijeras de pértiga son en el parque forestal Las Virreinas; en el de Cerrado Calderón; en el de La Concepción; y en el de Lagarillo Blanco.

Además, otras de las incidencias resueltas se han llevado a cabo intervenciones puntuales también en algunas zonas verdes de la capital, concretamente en calle Algarrobo y Centáurea, ambas del distrito 2, y en la calle Editor Ángel Caffarena en el distrito 11.

En las zonas forestales se están llevando a cabo visitas quincenales a las zonas más sensibles por técnicos especializados y diariamente por operarios cualificados. Mientras el Servicio de Parques y Jardines atiende cualquier nueva incidencia producida. En algunos casos, a pesar de que los usuarios detectan bolsas blancas, estas ya han sido tratadas, pero la descomposición de las mismas tarda unos 20 días en ser visible, adquiriendo un color marrón.

Consulta aquí más noticias de Málaga.