El Ayuntamiento de Valencia ha cancelado la exposición artística de Carles Recio, el funcionario despedido después de pasar 10 años sin ir a trabajar, tras descubrir que había utilizado una identidad falsa para ocultar su nombre y el contenido de la muestra: un homenaje a sí mismo.

La inauguración estaba prevista para este miércoles, pero ha quedado suspendida y, por tanto, la muestra no verá la luz. Su título era Amor a Valencia. Los trabajos de un hombre que nunca trabajó y, según informa El País, estaba compuesta por un conjunto de cuadros -algunos subidos de tono-, esculturas de carácter religioso, placas y diplomas a través de los cuales el exfuncionario quería presumir de la fama adquirida por no haber trabajado durante una década y haber seguido cobrando del erario público.

Este tributo a sí mismo tenía toques megalómanos. La exposición incluía un busto y un cuadro con su retrato, además de diplomas que le agradecer su labor en tareas como "mantenedor de las fiestas de Albal".

La petición para exhibir la exposición fue solicitada el pasado 5 de mayo de 2017, pero el contenido de la misma no se descubrió hasta este miércoles cuando, lo reveló Levante-Emv en una publicación. El Ayuntamiento constató que se trataba de Recio, "una vez más trataba de aprovecharse de las instituciones con engaños", explicaba un portavoz de la Concejalía de Participación Ciudadana y Acción Vecinal, dirigida por València en Comú.

Recio se califica en su exposición como "el escritor más difamado de la Valencia moderna". "Su valencianismo íntegro y autónomo", añade, "ha generado falsedades absurdas sobre su vida y su trabajo, acusaciones sin pruebas ni testigos reales".

Y es que el funcionario absentista, que durante diez años acudió a su puesto de trabajo como "jefe de actuación bibliográfica" solo a fichar, alcanzó en años anteriores cierta fama como pensador reaccionario y dibujante de temática lindante con lo erótico.

Una notoriedad que terminó cuando en 2005 se publicó que mantenía abierto un prostíbulo masculino en la casa que había comprado con su esposa hasta que se separaron. El anuncio del local prometía "excelentes instalaciones climatizadas" y "absoluta discreción", según El País.

Consulta aquí más noticias de Valencia.